Adán Calero apagó El Candil en Jesús María en otra buena monta

En su tercer jineteada en el festival de la provincia de Córdoba, el larroquense se mantuvo sobre la cruz del caballo y es uno de los grandes protagonistas en la categoría gurupa sureña.

 

El Matreto, Espartillo y ayer “El Candil” fueron los tres reservados en los que el jinete entrerriano Adán Calero ha demostrado que es difícil que un pingo lo agarre desacomodado.

Quizá los caballos que le han tocado en suerte no hayan estado a la altura de lo que el larroquense es capaz de dar, de lo contrario estaría más arriba en el puntaje que en  las dos primeras noches lo colocaban décimo segundo con 9.33 puntos, faltando sumar lo que cosechó en la noche del domingo..