ADEL, Municipio y Provincia unen fuerzas para avanzar en la puesta en valor física y jurídica del Área Industrial

Ayer hubo una reunión en la que se debatió sobre la necesidad de encaminar el desarrollo del predio con la incorporación de infraestructura básica y de gestionar la administración mixta, es decir, pública y privada. Hubo fuertes críticas por la falta de interés político y social en materia productiva. Surge una oportunidad.


Era hora que la situación hiciera crisis y que se pongan sobre la mesa, -una vez más- de manera clara y explícita, el diagnóstico de la poca voluntad política y social en apoyar el desarrollo industrial de Larroque.

El estado vegetativo del asentamiento industrial de la última década y media, al que solo se la han dado medicamentos paliativos en dosis homeopáticas, recibió ayer una inyección de vitaminas que podría cambiar la historia y encaminar un trabajo que se parezca al modelo que con seriedad y con menos palabras pero más acciones, dieron en comunidades como Urdinarrain, Galarza o Villa Elisa, por citar tres de los varios ejemplos que ayer se mencionaron como guías maestras a imitar.

“No hay que inventar nada” podría ser la frase que resume el encuentro de ayer, sino ver lo bueno que se hizo en esas ciudades en el que el desarrollo de los emprendedores parece ser una política de estado y una convención de la comunidad.

La intermediación del diputado Sergio Kneeteman de traer a Larroque al secretario de Industrias de la Provincia, Mario Acuña y con el al director de Parques Industriales, Ricardo Armocida, sirvió para trazar una línea y quizá, una etapa fundacional en Larroque. Eso dependerá de como articulen los emprendedores privados, especialmente desde su condición de asociados a la entidad ADEL con el municipio, quien recién ahora, por una cuestión de prioridades, está comenzando a dedicar mayor interés y energía al asunto.

Las expresiones del intendente Darío Benedetti, que indican mayor apertura hacia el sector productivo luego de dos años de atender prioridades sociales y financieras y de los funcionarios provinciales, de poner a disposición las herramientas provinciales y la gestión ante organismos nacionales, son elementos como para creer, con moderadas expectativas, que algo bueno puede pasar.


El auditorio estaba conformado en su mayoría por socios de ADEL, entidad que se encuentra en transición en el recambio de autoridades y de definir a un nuevo presidente. Entre ellos estaba el ingeniero Sergio De Luca, alguien siempre dispuesto a marcar sin vueltas las necesidades del sector y las flaquezas de las políticas públicas.

Así fue que -una vez más- enumeró la serie de desaciertos que se vienen dando en materia política, especialmente por la ausencia del estado municipal y de los gestos que el sector productivo necesita. Puntualizó su postura con frases como “no fuimos visitados nunca” en referencia a los concejales de anteriores y la actual gestión, o cuando explicó que las empresas aportan fortunas en impuestos y compiten con gente que no paga absolutamente nada.

Volvió sobre el concejo deliberante al remarcar el vació de interés al directamente no tratar iniciativas relacionadas a lo productivo, salvo cuando se trató aquella iniciativa frustrada de la anterior gestión de habilitar la construcción de viviendas en terrenos del área. “Tendrían que estar los 10 concejales acá, los 10 escuchando lo que pueden hacer”

El titular de FAMET puso sobre la mesa el debate sobre los feriados puente y como eso graba los costos y quita competitividad y calificó de insólito no tener aún línea telefónica, después de 15 años de estar en el área de industrias.

Apuntó eso y otros argumentos a la dificultad de convencer a futuros inversores y se desilusionó de saber que con las actuales condiciones no se puede competir con los parques y áreas industriales de la región.


Leonardo Toloza, de Leo Film, se alegró de la reunión y explicó que surgió de “la situación insostenible del área industrial, de tener problemas diariamente de infraestructura, de cuando llueve no poder entrar, de no tener telefonos…”

Comentó que le habían pedido una reunión al intendente y que eso generó la gestión de Kneeteman para invitar a Acuña y Armocida “para poder ponernos de acuerdo y empezar a trabajar para poder inscribir en Nación en parque industrial y así tener herramientas, como un consorcios, y empezar a hacer cosas.

Consideró importante que es importante que la comunidad acompañe y que la industria crezca y eso hay que tenerlo claro, de lo contrario los futuros emprendedores en vez de apostar al parque se van a ir a otro lado porque no se puede responder a las necesidades. Deseó que el municipio siga apoyando a través del tiempo, porque a esta película ya la hemos visto varias veces, de juntarnos para pedir y que todo quede en la nada, esperemos que esto sea sustentable.


Acuña valoró la reunión como un punto de partida “para ponernos al tanto del estado de situación del parque industrial y su relación con el municipio” y que contando con la aprobación a nivel provincial y comentó que rápidamente se materializará la aprobación del gobierno nacional.

Indicó que se habló de que el municipio trabaje sobre la necesidad de ordenar la confrontación del desarrollo urbano con el industrial. También expresó que se habló de la conformación del consorcio de administración, que es central en esto porque le da participación activa a todos los sectores y pone sobre la mesa la discusión sobre los proyectos y el cumplimiento de las normativas.

Señaló que en los casos exitosos de los áreas industriales en diferentes ciudades mencionadas en la reunión, hay una manera de implicarse del sector privado con lo público que garantiza el éxito y que el desarrollo industrial de Entre Ríos en los últimos años ha dependido de eso. “Larroque tiene que trabajar el mismo camino para consolidar el desarrollo” indicó. “Depende de la articulación, en forma separada no hay camino de éxito”.


Armocida, además de recordar la inscripción del área a nivel provincial, también hizo mención a la necesidad de gestión, publica y privada, en conjunto.


Para el viceintendente Ariel Fiorotto, un interlocutor lógico en asuntos industriales entre el municipio y los empresarios, la reunión fue positiva y significó un quiebre y un inicio en la nueva etapa de la parte industrial en Larroque. ”

Enjoy this blog? Please spread the word :)