Ariel Fiorotto, a 10 años de la 125

El dirigente y empresario agropecuario y actual vice intendente en licencia, recordó el escenario social que se vivió hace una década y lo que generó aquello. Rescato la quita de retenciones al maíz y al trigo como uno de los principales cambios del último tiempo.

 

No son buenos tiempos para el campo; el clima, que cuando acompaña disimula los problemas estructurales a los que los gobiernos no le encuentran la vuelta, cuando es adverso desnuda incapacidad, ineficiencia y hasta trabas ideológicas que entorpecen la producción. Algo de eso paso hace 10 años, cuando los mercados internacionales eran la locomotora que Argentina no aprovechó todo lo que se podía, en una coyuntura que, se sabía, no sería eterna.


La decisión de aplicar las retenciones móviles, con aquella resolución 125, desató una tsunami social que derivó en lo político, con una marejada que aún se sacude en las siempre agitadas costas argentinas, sacando de su aparente tranquilidad campechana, la capacidad de protesta del ruralismo.

Fueron muchos los productores larroquenses que se encolumnaron detrás de Alfredo De Angeli, el líder federado que encabezó la barricada chacarera. Ariel Fiorotto fue uno de ellos y comenta que “cuando el conflicto arrancó nunca en la mente nadie estaba que iba a desarrollarse con semejante manifestación de los sectores del campo, de la política, de todos lados y como el oficialismo se negó a un diálogo para acercar soluciones”.

“Yo creo que hoy, mirando a la distancia, uno de los mejores logros que podemos rescatar de eso, es que hoy si hay diálogo, que puede haber soluciones a algunas cosas y otras no, pero el diálogo  existe e eso es lo que yo rescató hoy como algo muy positivo que quedó de aquel movimiento tan importante que está ayudando en gran parte a la constitucionalidad país” opinó.

Respecto de la actualidad y de las mejoras que se generaron luego del cambio de gobierno, mencionó como uno de los hechos más notables, que “de movida se retiraron las retenciones al maíz y el trigo, lo que generó que esos cultivos se puedan evaluar dentro de las alternativas de producción”.

Recordó el escenario por el que el gobierno de Cristina Fernández quiso imponer las retenciones móviles cuando la soja valía 600 dólares en Chicago y lo diferenció al de octubre del año pasado, cuando el valor no llegaba a los 300.

“Ahora, con la sequía, llegó a 400, pero estamos lejos de los valores que había en ese momento. Por cuestiones internacionales y de sequía, la economía hoy está un poco apretada, pero ha raíz que no están las retenciones en maíz y el trigo hoy el productor tiene la opción de estudiar diferentes cultivos que en ese momento no existieron, era sólo la soja la que te podía salvar” recordó.