Bajarán las comisiones que cobran bancos a comercios por el uso de tarjetas

Las llevarán al 1,8% en las de crédito y al 0,8% en las de débito en cuatro o cinco años. En tanto, el Gobierno confirmó que seguirá vigente el plan Precios Transparentes, que diferencia los precios de contado y en cuotas.

El Gobierno anunciará mañana un acuerdo con varios sectores que llevará a la reducción, en forma gradual, de las comisiones que hoy cobran los bancos a los comercios por el uso de las tarjetas de crédito y de débito. La disminución irá del actual 3% al 1,8% en las tarjetas de crédito, y del 1,5% a 0,8% en las de débito en un plazo que iría de cuatro a cinco años.

postnetDe la negociación participaron el Ministerio de Producción, el Banco Central (BCRA), los bancos privados (14 de ellos son dueños de Prisma, controlante de Visa), la cámara de tarjetas de crédito y compra (Atasic), la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). “Estamos trabajando en un acuerdo interempresario de rebaja paulatina de aranceles”, afirmó Osvaldo Cornide, presidente de CAME, a La Nación.

En el Gobierno confirmaron que el pacto entre todos los sectores es una consecuencia de los obstáculos que encontró el proyecto de ley consensuado que se presentó a fines del año pasado en el Congreso y que está trabado en esa instancia. Según fuentes oficiales y privadas, hace por lo menos un mes se estableció una mesa de trabajo entre todos los actores para encontrar un camino gradual que conforme a todas las partes. El Gobierno busca una mayor formalización de la economía impulsando los medios de pago electrónicos y desconcentrando algunos sectores, entre ellos el de las tarjetas, mientras que los bancos lograrían acotar el golpe que les ocasionaría a sus ingresos la baja de las comisiones. “Ya veíamos la batalla perdida. Con el camino gradual podemos ganar en volumen lo que perdemos con el precio”, contaron en un banco.

En septiembre pasado, un proyecto de ley impulsado por el senador Alfredo Luenzo, de Chubut Somos Todos, ingresó en el Senado fogoneado por CAME. Impulsaba una rebaja drástica de comisiones al 1,5% en tarjetas de crédito y a 0% en débito. El proyecto fue rechazado por los bancos, la CAC y el Gobierno. Dos meses después, un proyecto de consenso ingresó por Diputados. Planteaba una disminución al 2% para las comisiones que pagan los comercios por tarjetas de crédito y al 1% para las de débito. El acuerdo que se anunciará mañana mejoraría esas condiciones.

Siguen los planes

En su momento, las discusiones sobre las comisiones entre el Gobierno y los bancos se cruzaron con la viabilidad o no del programa Ahora 12. Las entidades argumentaban que sería difícil mantener ese plan perdiendo los ingresos de las actuales comisiones. Ayer el rumor decía que, luego de la aplicación del programa Precios Transparentes y el golpe que recibió el consumo financiado, el acuerdo con los bancos podría traer aparejada la licuación del interés que ahora paga el consumidor con los programas Ahora 12 y Ahora 18. Esa posibilidad, como la vuelta atrás del programa para separar el precio de contado del financiado, fue negada ayer por altas fuentes de Producción y de Comercio.

Una de las dudas que nadie quiso despejar fue cómo se definirían formalmente las nuevas comisiones, ya que eso depende de una ley. En uno de los ministerios involucrados indicaron que algunas resoluciones del Banco Central o de Comercio bastarían para establecer las nuevas comisiones. Otros afirmaron que podría ser un acuerdo de voluntades hasta que se plasme en alguna norma.

Consultado por este tema, el BCRA prefirió no dar precisiones ni hacer comentarios al respecto. No obstante, sí contaron que sus técnicos presentaron ayer en el Seminario Internacional de Centros Comerciales a Cielo Abierto los Pagos Electrónicos Inmediatos (PEI), que sirven para convertir cualquier celular en un posnet. Afirmaron que puede usarse de dos maneras diferentes: con una tarjeta de débito, por la que seguirá teniendo un costo de comisión. Pero también en modo transferencia, por lo que hasta los $ 200.000 tiene “costo cero”.

Fuente: La Nación

Enjoy this blog? Please spread the word :)