Bomberos impidió que un incendio causara graves daños en un campo

Dos dotaciones del cuartel de Larroque lograron controlar el fuego que consumió unas seis hectáreas sembradas con soja en un campo cercano a nuestra ciudad. El incendio se originó cerca del paso a nivel donde varios vecinos arrojan ilegalmente basura.



Por varias razones, pero sobre todo en este tiempo donde la falta de lluvias convierte al campo en un mecha que se sabe donde se enciende pero no donde se va a apagar, es inadmisible que no haya un control más severo para impedir que se genere fuego en el basural clandestino junto al paso a nivel ubicado al sur de Larroque.

Hoy, alrededor de las 15:30, la policía alertó al cuartel de bomberos, que el fuego iniciado en el basural, a unos 1.000 metros del cementerio, había ingresado al campo lindante y varias hectáreas de soja de segunda, sembrada sobre rastrojo de trigo, ardían descontroladamente.

El rápido accionar de los bomberos que llegaron al lugar con una autobomba y una camioneta, evitó que el fuego siguiera su camino hacia una monte de paraísos y lograron que se detuviera en el limite de un alambrado junto a otro lote de soja de primera implantación.

A los bomberos que trabajaron en el control del incendio no les fue sencilla la tarea porque debieron lidiar con la velocidad con la que se propagaban el fuego producto de la sequía y del viento cruzado que conducía las llamas de norte a sur, avanzando por entre los surcos donde fue quedando chamuscada la soja. De haber alcanzado los árboles y a la maleza que se encuentra debajo, hubiera sido imposible detenerlo.

Debiera ser una política de estado, asumida por el oficialismo y la oposición, conducir hacia la eliminación definitiva de la quema, controlando primero a los que generan el fuego, pero también a los que tiran el combustible, osea, los residuos que se arrojan en lugares no permitidos. Lo que no se puede admitir, es que la quema se produzca en el depósito final que dispone el municipio para los residuos no reciclables, unos 500 metros más adelante por la calle que sigue antes de cruzar la vía. Permitir que eso suceda es compartir la responsabilidad por las consecuencias que puede acarrear.

La reducción de la basura por incineración, una costumbre arraigada desde hace muchos años en ese punto de la ciudad, no solo que es un método primitivo que pone en riesgo a los frentistas del basuaral, sino que se convierte en una fuente de contaminación ambiental por las emanaciones que se producen y que llega a la población, a veces de modo directo. 

Enjoy this blog? Please spread the word :)