Central impuso su juego y terminó dando la vuelta olímpica en veteranos

Venció anoche por 3 a 2 a Sporting en el estadio Municipal con goles de Silvio Romani, Marcelo Morisón y Gerardo Benetti. El conjunto dirigido por Miguel Diaz marcó diferencias en el juego y en lo físico y fue un justo campeón del primer torneo Senior de la Liga de Gualeguaychú.

 


Desde los 10 minutos el rojo comenzó arriba en el marcador, Morisón habilitó a Silvio Romani que le ganó al marcador y definió con calidad ante la salida del arquero del canario. Pero el empate no tardó en llegar por medio de Rubén Mendoza que a los 17 anotó de cabeza, en un descuido de la defensa roja.

En el segundo tiempo, Marcelo Morisón metió un tiro libre al área que como “Gago a Batalla” sorprendió a “la rana” Giacopuzzi en la estirada que no pudo evitar el desnivel en el marcador. Después, Gerardo Benetti, tras una serie de rebotes aumentó la diferencia y puso el 3 a 1 en un resultado casi definitorio. La novedad llegó tras un rechazo defectuoso de Damián Benedetti que habilitó al 4 de Sporting para poner el descuento.

 

 

Pero ese tanto fue una anécdota en un partido que estaba sentenciado a favor del rojo, que especialmente en el segundo tiempo sacó a relucir el juego de sus talentos, tocando mejor y exhibiendo un mejor estado físico -o menos panza- que mantuvo a raya al rival y que en los pies de Benetti, tuvo varias chances de gol que no pudo concretar.

El pitazo final fundió a los dos equipos en una misma vuelta olímpica, ya evitando llamarse rivales sino celebrando que todavía pueden darse el gusto de competir con un nivel aceptable de juego, no muy por debajo de los que juegan en la primera de ambos clubes.

Más allá del resultado y el torneo obtenido -el primero dentro de la Liga de Fúitbol de Gualeguaychú- Miguel Diaz destacó la integración del grupo humano en un plantel largo de jugadores que obliga a hacer rotaciones sin ningún tipo de inconvenientes. Ayer, por ejemplo, tres jugadores se quedaron en Larroque para cumplir una misión tan importante como los que viajaron a Gualeguaychú, asar el costillar que los esperaba como el mejor premio para celebrar la amistad y el torneo compartido, aunque se gane o se pierda. En definitiva, será eso lo que quedará en el corazón, mucho más que la gloria.

Enjoy this blog? Please spread the word :)