Una zona amplia de sequía amenaza complicar la campaña gruesa entrerriana


El balance hídrico de la provincia de Entre Ríos no es bueno. Las recargas que se vienen produciendo no están a la altura y en momentos en que hay coberturas que comienzan a ingresar en el apogeo de su demanda el escenario resultante es complicado.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el reporte brindado el último día jueves por el Proyecto SIBER de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, se brindó un completo y preocupante panorama del estado de reservas hídricas en el territorio provincial.

El balance hídrico de la provincia de Entre Ríos no es bueno. Las recargas que se vienen produciendo no están a la altura y en momentos en que hay coberturas que comienzan a ingresar en el apogeo de su demanda el escenario resultante es complicado.

El proceso de deterioro de las reservas ha sido progresivo, persistente. Al comienzo de octubre o casi durante todo aquel mes, la merma en la oferta de agua se pudo analizar hasta como favorable.

El mes de octubre es un mes en que las precipitaciones suelen alcanzar valores significativos, adelantan las recargas que generalmente se sostienen en noviembre y dan margen para la evolución del mes de diciembre, momento en que suelen ralearse los sistemas precipitantes o incluso aparecer períodos secos. Esta secuencia en el funcionamiento no se manifestó este año y aun cuando el mes de septiembre cerró con excesos cubriendo buena parte de la provincia, las reservas se fueron consumiendo.

La pobre oferta de lluvias del mes de noviembre estuvo muy relacionada con el comportamiento térmico. A pesar de que durante el pasado mes hubo jornadas que hasta pudieron considerarse veraniegas, los valores medios del mes quedaron por debajo de los normales y esto es una evidencia de que la circulación del noreste fue afectada. Con masas de aire más seca y la dinámica que comentamos que ya se imponía, la merma de precipitaciones queda justificada.

La campaña gruesa, sobre todo la maicera, ingresa en un brete que posiblemente no se resuelva con toda la eficiencia que se espera. La demanda de lluvias para las próximas dos semanas es del orden de los cien milímetros. La oferta prevista para mañana está lejos de acercarnos a satisfacer la demanda. La próxima semana tampoco propone grandes auxilios y por lo tanto el área en sequía o muy exigida, debería aumentar.

Campo en Acción