Coronavirus: instan a vacunarse contra la gripe y la neumonía


Contrariamente a lo que suele suponerse, la gripe es una enfermedad viral muy contagiosa y que puede entrañar riesgos. La mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de tratamiento médico, pero en algunas ocasiones puede complicarse y desembocar en una neumonía.

 

Para sumar la menor cantidad de casos de gripe a la actual pandemia de coronavirus, las autoridades sanitarias subrayaron la indicación de aplicarse la vacuna a todos los grupos de riesgo, pero en particular a los mayores de 65. De hecho, se adquirieron 1.580.000 dosis extras para asegurar la cobertura de ese grupo de edad.

«Los síntomas de la gripe son fiebre de más de 38 grados, dolor de garganta, de cabeza y malestar muscular -afirma el doctor Horacio López, integrante de la Academia Nacional de Medicina y profesor emérito de Infectología de la UBA-. Cuando se complica con una neumonía, muchas veces puede evolucionar hacia un cuadro grave. La vacuna reduce las complicaciones e internaciones».


Según las guías nacionales de vacunación, deben recibir la vacuna los niños de entre seis y 23 meses, las embarazadas, la personas con enfermedades crónicas, el personal de salud, los obesos mórbidos y los mayores de 65.

«Los niños deben darse una dosis en ese rango de edad y la segunda al mes de la primera -detalla López-. Los demás, una dosis anual como siempre. Las embarazadas en cualquier trimestre de gestación».

La inmunización se administra gratuitamente en hospitales y centros públicos y privados de salud a todos los grupos de riesgo. Puede ser trivalente o tetravalente. «En este momento, el único centro que tiene la tetravalente es Cemic -acota López-. También es recomendable recibir la vacuna contra la neumonía en los casos en que esté indicada». Protege contra las infecciones graves causadas por el neumococo (neumonía y meningitis) y debe recibirse a los dos, cuatro y doce meses de vida, y después de los 65 años, sin necesidad de orden médica. En este último grupo otorga inmunidad por cinco años.


Entre los cinco y los 64 años deben recibirla las personas inmunocomprometidas y aquellos con cardiopatías crónicas, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, alcoholismo, enfermedad hepática crónica y fumadores.

«No hay ningún dato que permita sospechar una inmunidad cruzada entre la vacuna contra la influenza y el nuevo coronavirus -explica María Marta Contrini, del Hospital de Niños «Ricardo Gutiérrez»-, pero se trata de que tengamos una estación de gripe más débil. Cualquier persona que lo desee puede vacunarse. Hay que tener en cuenta que ya está empezando el otoño y nos cuesta tener buenas coberturas de vacuna antigripal. Se piensa que es una enfermedad leve y no es así: tiene datos de importancia [por sus complicaciones] y causa preocupación. Tenemos que tratar de inmunizar a la mayor cantidad de personas posible».

Según afirma la especialista, «No hay referida coinfección del coronavirus con otros virus respiratorios, pero hasta ahora es corta la experiencia y quizás no todos los datos están publicados».

 

Fuente: La Nación