Crecen los indicadores de obesidad en el país

Los recientes índices de obesidad a nivel internacional publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) son muy negativos para Argentina, ya que la ubican entre los países con más obesos en el Continente Americano. El país integra la lista de los países con más ciudadanos por encima la línea de obesidad, pero también entre los de mayores índices de sobrepeso entre su población.

 

Según la OMS el 23,1% de los adultos y el 6,3% de los menores son obesos en Argentina, por encima de la media mundial que está en 12% y 5% respectivamente. Estos valores la ubican en un reprobable podio de insalubridad junto a países de altos niveles de obesidad como Canadá, Estados Unidos y México.

Una forma muy sencilla de conocer si se sufre de sobrepeso u obesidad es calcular su índice de masa corporal o IMC. Puede utilizar alguno de los tantos sitios que lo calculan automáticamente, o bien realizar las cuentas manualmente.

La fórmula para saber el dato es sencilla, se divide el peso por la altura al cuadrado, el valor que obtendremos puede ir de 18,5 a más de 40. Si nuestro resultado ronda los 18 estaremos en una desnutrición peligrosa, pero si registramos un valor entre 25 y 30 tendremos sobrepeso. Valores mayores a 30 indican obesidad, mientras que 40 o más indican obesidad mórbida (extremadamente peligrosa).

Riegos y causas

Entre los peligros listados por la OMS para el sobrepeso y obesidad se destacan las enfermedades cardiovasculares, en particular las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares. Otra afección frecuente asociada al sobrepeso es la diabetes, así como los trastornos del aparato locomotor, como la osteoartritis que afecta a las articulaciones. Entre los peligros más preocupantes, la Organización asocia a muchos tipos de cáncer con la obesidad y sus hábitos alimenticios.

Respecto de las causas, la institución señala al “cambio dietético mundial hacia una ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables”. Por otra parte, señala como responsable a “la tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas”.

Veamos qué podemos hacer para evitar caer en sobrepeso u obesidad:

  • Alimentarse mejor: a veces es cuestión de cambiar los alimentos por opciones más saludables, por ejemplo, en vez de consumir un alfajor o chocolate, siempre será mejor optar por una fruta. Existen opciones como el tofu que permitirán reemplazar las proteínas de origen animal. En el caso de pedir comida, hay alternativas más saludables como la comida japonesa de bajo contenido de grasas y azúcares, a diferencia de las grasosas hamburguesas o pizza.
  • Caminar más: si debemos recorrer unas 20 cuadras hasta nuestro destino, es mejor realizar el trayecto a pie, ahorraremos en combustible o transporte y al mismo tiempo estaremos cuidando nuestra salud. Esto aplica tanto para concurrir al trabajo como para hacer las compras diarias.
  • Tamaño de las porciones: llevar una dieta saludable no implica dejar de comer alimentos grasosos, sólo debemos cuidar las porciones, ya que no será lo mismo una “panzada” de frituras que consumir apenas algo para abrir el apetito.

Enjoy this blog? Please spread the word :)