Dan ejemplos de trabajo exitoso que instalan a la agroecología en la agenda pública de Entre Ríos

Un nutrido grupo de interesados participó de la propuesta de capacitación.

Un centenar de personas participaron de la jornada Desafíos y realidades de la agroecología en Entre Ríos, organizada en forma conjunta entre la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la provincia, la Municipalidad de Cerrito, Fundación Eco Urbano, el Instituto Técnico Superior de Cerrito y representantes del emprendimiento agroecológico de Tabossi, Minhoca.

El mismo se desarrolló en el Salón Cultural de Plaza Las Colonias, en Cerrito, y contó con la participación del director Nacional de Agroecología, Eduardo Cerdá, quien destacó: “Compartimos los avances que están teniendo los productores que trabajan la agroecología y mostramos en este taller las experiencias de distintos productores -chicos, medianos y grandes- que están produciendo muy bien, con excelentes rendimientos y con un costo muy bajo, teniendo en cuenta que están produciendo sin insumos que hoy están dolarizados“.

Y agregó: “Venimos trabajando hace mucho tiempo,casi 30 años, con muchos productores; hay más de 100.000 hectáreas en las que se están haciendo agroecología y que nos demuestra que la salud, la vida es sumamente importante para tener fertilidad en el suelo, tener buenos rendimientos y para bajar los costos. Para nosotros ese es el camino y ojalá que a muchos les entusiasme y les parezca que esta puede ser una opción válida”, señaló el funcionario nacional.

Por su parte el Secretario de Agricultura y Ganadería de la provincia, Lucio Amavet, remarcó: “La importancia de la presencia del gobierno provincial en esta jornada es visibilizar un sector de la agroecología que viene creciendo en nuestro territorio. Hay muchos productores que vienen desarrollándola de diferentes maneras y como estado provincial tenemos que coordinar un espacio donde se pueda avanzar en definir un modelo de producción agroecológica”.

Y agregó: “Proponer un programa provincial de fomento de esta actividad para que todos los productores que elijan producir de esta manera tengan una política de estado y tengan un acompañamiento del estado en sus procesos de producción, brindándoles articulación con los estados nacionales y municipales, las instituciones de investigación, de ciencia y tecnología y el sector privado, las organizaciones ambientales, los grupos de productores. Es decir, un espacio para el intercambio de experiencias y que sirva para poder definir las políticas públicas que el estado provincial necesita en este momento”, destacó Amavet.

Por su parte el presidente municipal de Cerrito, José Palacios, señaló que fue “una jornada muy interesante, la cual surgió producto de una sinergia que venimos trabajando entre la provincia, el municipio y de modo conjunto con el Instituto Técnico Superior de nuestra comunidad. Seguimos haciendo hincapié en el cuidado del ambiente vinculado a la parte educativa. En este caso destinada también a estudiantes técnicos que van a ser los futuros asesores de los productores y esto para nosotros es fundamental: sembrar para cosechar. Es un camino que tenemos que recorrer y como estado municipal tenemos la obligación de acompañar”, concluyó Palacios.


El Director de Educación Superior del Consejo General de Educación, Diego García, indicó: “Me parece importante el diálogo que la agroecología puede hacer con la educación y cuál es la respuesta que la educación tiene que hacer también a estas demandas en términos de nuevos circuitos productivos”.

“Desde el Consejo General de Educación tenemos un firme compromiso en relación al sostenimiento de todas las propuestas que tengan que ver con la agroecología. La gestión estuvo marcada con la instalación de la primera tecnicatura de agroecología en la provincia de Entre Ríos, y la segunda en la ciudad de Victoria y seguimos sosteniendo el compromiso de que transformar implica un compromiso político y ético de todos los actores que forman parte de los poderes que deciden las instancias en relación a la educación, la producción y al trabajo”, concluyó García.

Experiencias y beneficios de la Agroecología

Minhoca -que en español significa lombriz-, es un emprendimiento agroecológico ubicado en Tabossi, Entre Ríos, donde se cultivan granos y producen harinas. Germán Rearte es uno de los representantes de este proyecto cuyo fundamento es establecer en la tarea de producción de especies vegetales y animales, un vínculo de igual a igual con la naturaleza, teniendo como eje el mantenimiento de un suelo vivo, donde la agroecología sea además un modo de transformar el mundo.

Existen una serie de condiciones favorables desde varios aspectos. Entre ellos: mejora la fertilidad de los suelos, recupera la calidad de la tierra y optimiza los ciclos de la energía, el agua y los nutrientes. Genera además, rendimientos similares o mayores, reduciendo significativamente la incorporación de insumos y los costos de producción.

Es aplicable a cualquier región, escala y rubro productivo. Brinda tranquilidad frente a la incertidumbre que producen los costos dolarizados de insumos y servicios. Permite la generación de saldos exportables con gran valor agregado para mercados diferenciados según criterios de sustentabilidad.

Aumenta las condiciones para el arraigo rural y la vida en el campo. Contribuye a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Por todas estas ventajas comparativas es la agroecología uno de los modelos de producción amigables con el ambiente.

Fuente: Campo en Acción