De hinchas del “neroazurro” a embajadores en Sant’Anna, la ciudad hermana de Larroque

Los veteranos de Central Larroque disfrutan a pleno la visita a Italia con la compañia de Javier Zanetti. Ayer estuvieron alentando al Inter en la victoria sobre el Mílan y mañana serán recibidos por las autoridades de la comuna de Sant’Anna d’Alfaedo, hermanada con nuestra ciudad desde el año 2008.

 

La bandera de Central Larroque flameó en el estadio donde ayer Mauro Icardi cabeceó al gol el centro del uruguayo Matías Vecino en el clásico entre el neroazurro y el rossonero. Los 12 veteranos del rojo se apostaron temprano en las tribunas del Meazza a la espera del gran choque milanés al que asistieron por invitación de Javier Zanetti, ídolo del Internaziole y actual vice presidente de la entidad.

El Pupi y su esposa son los anfitriones de la delegación larroquense y hasta los recibieron en su casa y comparten muchos momentos desde que llegaron a Italia, el viernes pasado. Ese primer día le entregaron a “Il Capitano” varios obsequios enviados desde Larroque: el escudo del municipio, un banderín y una camiseta de Central y un mate. El ex volante del Inter advirtió lo preparado que venía la delegación y en respuesta a las antenciones se comprometió a visitar Larroque y al club Central.

 

Pero la visita no solo es turismo, mañana se convertirán en una suerte de agregados diplomáticos al visitar la comunidad de Sant’Anna d’Alfaedo y varias localidades de la región del Véneto, de donde vienen muchos de los antepasados de los veteranos del rojo. En la ciudad hermanada con Larroque, serán recibidos por Rafaelo Campostrini, el intendente comunal y por Franca Chesini, una de las gestoras del hermanamiento.

Según Delia Notthoff, que junto a su esposo José Benedetti organizaron desde Larroque parte de la agenda de la visita, la delegación llegará cerca del mediodía a esa zona, visitarán varias localidades y a la noche cenarán con las autoridades municipales. Allí también habrá un intercambio de presentes.