Decenas de larroquenses fueron a Colón para ver a Abel Pintos


Con otra noche rércord de público en el Parque Quiróz, Abel Pintos cumplió una brillante actuación a la que asistieron varias “abeleras” larroquenses, igual que en la noche del lunes para ver a «La Oreja». 

abelpin

Más fotos, clic en la imagen

Otra vez lo hizo, el bahiense fue un imán en el escenario y el predio de la costanera colonense desbordó de público en la quinta luna de la trigésima Fiesta Nacional de la Artesanía.

La sutil mezcla de humildad y carisma que luego se exacerba sobre el escenario con un manejo corporal admirable y registros de voz impresionantes, hacen del dos veces ganador del Gardel de oro, un número fijo a la que la gente responde.


En la conferencia de prensa previa al recital, ya había mostrado parte de esa manera de ser, respondiendo con la misma delicadeza y atención las preguntas más rebuscadas y las más sencillas.

Repasó parte de su historia y de las cosas que fueron moldeando su carrera y su relación con el público y habló de la libertad de alma y corazón para explorar en diferentes estilos. También se refirió a la buena relación que entabló con los componentes de la Oreja de Van Gogh que le ha permitido al grupo español progresar en el mercado argentino. “Me siento muy identificado con ellos”.

abellrrLos sonidos que venían del escenario se mezclaban con las palabras del cantante que se encontraba sentado frente a una decena de medios de la provincia.
Una breve pregunta alcanzamos a transmitirle sobre el límite a la diversidad: “No limito ni mi mente ni mi alma” respondió.

En cada momento hizo gala de su modestia y tras diez minutos de respuestas (escuchar audio) se dio por terminada la conferencia.

La ansiedad crecía en el parque y cerca de las 00:30 ya del jueves, los locutores subieron al escenario para presentar a lo más esperado de la noche. Lo que vino después no es fácil de describir, así se cumplió mucho de lo que Pintos describió en el diálogo con la prensa cuando dijo que entre él y el público no hay deudas, sino que solamente comparten música.