Descartan que el problema en Lever repercuta en muchas empresas

Solo las que se relacionan con la multinacional podrían tener algún tipo de alteración. Así lo afirmó Oscar Casco, Secretario Gremial del Sindicato de Químicos de Zarate, con representación de trabajadores en la industria afectada.

 

Oscar Casco se mostró preocupado por la situación que se vive desde este lunes en Gualeguaychú, tras el despido de 21 personas de la empresa Lever y las acciones de protesta que están llevando adelante los trabajadores y los representantes sindicales.

Consultado sobre las repercusiones que el conflicto planteado podria tener en el resto de las empresas con representación del sindicato con sede en Zarate, el gremialista indico que de manera indirecta o directa, alguna afectación provocaría seria en Silicatos y la ex Dicopack, “porque ellos son satélites de Lever y al discontinuarse la producción seguramente van a tener consecuencias, el resto de la actividad no. Seguro que van a estar acompañados por los trabajadores de toda la actividad, pero en un acompañamiento sin afectar a las otras empresas”.

Describió que la situación es rara, de acuerdo a las reuniones que hasta hace dos meses mantenían con los directivos de la empresa, “que venían contratando gente -entre 37 y 47 personas- por relevo de vacaciones, de los cuales había gente que venía repitiendo estos contratos año a año, entonces eran puestos que eran fijos de la planta y en el ministerio de trabajo se firmó un acuerdo donde se incorporaron 12 ó 13 personas”. En ese sentido reflexionó que “si vos hace dos meses estás incorporando y ahora estas desvinculando 21, hay algo medio raro”.

Comentó que los despidos son de personal con antigüedad y que le da a pensar en un recambio de gente. “No entiendo, cual es la razón, porque ellos no aducen problemas de disciplina ni problemas de enfermedades. Dicen que es un problema económico y comercial por el cual la empresa se le ha caído la producción y tienen que desvincular a 21 personas porque no iba a haber perspectivas de producción para que se pueda sostener” argumentó.

Cabe señalar que en otros conflictos similares, en los que el sindicato ha intermediado en defensa de la fuente laboral, -como sucede a menudo en Zárate- por solidaridad, empleados de las empresas nucleadas en Entre Ríos realizan acciones directas sobre sus lugares de trabajo. Este no parece ser el caso.