Don Napoleón, la experiancia Hereford de Hugo Nano en Larroque


El médico oftalmólogo, hace unas tres décadas que invirtió en la actividad agropecuaria y a principio de mes fue entrevistado por Daniel Aguilar para Campo en Acción. Allí contó una de sus pasiones, la cría de hacienda Hereford y los buenos resultados que viene logrando con un alto índice de preñez y terneros.

 

«En Don Napoleón, Hereford es todo»

Muy cerca de Larroque, en el sur entrerriano, el ganado Hereford es estandarte del establecimiento Don Napoleón. En el lugar, Hugo Daniel Nano concreta su sueño con mucho esfuerzo y estudio. El productor recibió a Campo en Acción para mostrar el rodeo que cuida con esmero. “El campo nace hace casi 30 años y el nombre es en memoria de mi abuelo, quién me mostró y enseñó a ver la belleza de Larroque y su zona”.

Oftalmólogo de profesión, reveló que sus dos pasiones son “las vacas y la oftalmología” y reveló que su abuelo primero y su papá después han tenido particular preferencia por la raza Hereford. “Empezamos hace 18 años con la ayuda de Miguel Ganis, siempre priorizamos las vacas porque en la época de la soja siempre mantuve un plantel de entre 300 y 400 madres; hoy estamos en 800 madres en servicio en un campo de 1.600 hectáreas y además cuento con 250 hectáreas en la zona de Alarcón donde también producimos animales de la raza Braford”.

 

15 meses, una clave

En la opinión experta del ganadero, Hereford es sinónimo de mansedumbre y precocidad. También contó la manera en que empezó a vida a su explotación: “Fuimos haciendo un rodeo moderado que necesita menos pasto con alta fertilidad, hacemos servicio a los 15 meses desde hace 18 años”.


Amante confeso de la raza que robó su corazón productivo, especificó: “Para mi Hereford es excepcional y estos campos son bastantes buenos. Me costó mucho llegar a los 15 meses porque uno tiene que ir haciendo una selección importante.

Este año, sobre 116 vaquillas se murieron cinco terneros y una vaquilla, no hicimos ninguna cesárea. Al principio inseminaba con toros livianos pero después fui haciendo mis propios toros hijos de las vaquillas”.

Alta preñez

Profundizó su estilo de trabajo al decir que “lo importante de los 15 meses es que se gana un año porque son terneras que se destetan en marzo, van a una pradera y en octubre están tomando servicio, la reposición es muy rápida”.

Los índices de parición están amos en el 94% de preñez de todo el rodeo y en cuanto a terneros lograron entre el 92% y 93%; es decir que pierden pocos terneros. “Hay un muy buen equipo trabajando detrás de esto, todos saben que no tenemos que perder terneros, en estos campos hay que ser eficientes”, remató.

 

 

En Don Napoleón hacen dos selecciones; una en el tacto para apartar toda vaca que esté vacía y la segunda es a la parición, de manera que si el ternero a los 20 días no prospera la vaca se marca y se vende. Así llegaron a un rodeo sumamente fértil y productivo.

Acerca del manejo nutricional y sanitario el productor precisó que es fundamental el estado corporal, si uno le tiene que dar de comer muy bien y por tal razón si destetan en marzo la vaquilla va a una pradera y con ración de maíz para que llegue al servicio con entre 330 y 350 kilos. Recién después es el tiempo de hacer el tacto pre servicio para ver el desarrollo pelviano.

 

 

“Es preferible tener menos animales y más productivos. Si uno tiene 100 vacas tienen que parir las 100 y tenemos que lograr 96/97 terneros” sentenció.

Otra táctica que fundamenta la perfomance actual es que dan preservicio a todo el rodeo, a la vaquillona dos dosis antes del servicio y además cumplen con todo el plan sanitario de sus asesores profesionales. “Hay que cuidar mucho la sanidad sobre todo en los corrales que son los principales focos de infección” contó y definió apartan a las vaquillonas de 15 meses en rodeos de entre 40 y 50 animales; las encierran en el corral y un sereno las controla.

Daniel Aguilar/Campo en Acción