Dos larroquenses describieron como se vive la insólita ola de frío en Río Grande


Norma Tronco y Juan Duarte narraron la situación extraordinaria que se registra en la segunda ciudad más poblada de Tierra del Fuego, donde la sensación térmica llegó a los 23 grados bajo cero.  Fotos: Delfina Pérez.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El mar congelado y otras escenas propias de Siberia se viven en estos días en la ciudad en la que viven unas 120.000 personas. Norma Tronco, larroquense, y mamá del intendente de la ciudad, Martín Pérez, vive allí hace más de 40 años, y le relató a Periódico Acción una situación que no se vivía allí del año 95-96:.

En las fotos tomadas por Delfina, la hija de Norma que trabaja en el diario Tiempo Fueguino, se ve como impacta el frío y los fenómenos que provoca la persistencia del fenómeno.,

«Hoy estábamos viendo un registro de 14,5 reales con menos 23 bajo cero de sensación térmica, realmente se siente, es durísimo tener que salir. Mucha gente que no tiene necesidad ha optado por no movilizarse, por qué no es solamente el frío extremo, sino además el suelo cómo está» indicó

Comentó además que la semana pasada, después de muchísimos años, cayó una nevada de gran magnitud y que luego comenzaron las temperaturas bajo cero extremas, y toda la nieve se transformó en hielo y los lugares para transitar a pie se convirtieron en una pista de patinaje muy peligrosa, donde hay que tener un calzado con una suela adecuada para no caer. Todos, inmediatamente que cae la nieve salen con la pala, la escoba, lo que uno tiene, y sacamos la nieve de la vereda para que los vecinos puedan transitar».


Explicó que a raíz de la intensa ola polar, uno de los grandes problemas es la llegada del agua a algunos domicilios, debido a que las cañerías se congelan. «La municipalidad de Río Grande está trabajando muchísimo para poder descongelar todo eso y que los vecinos puedan tener agua».

También, en una situación curiosa, se refirió a «cosas que seguramente para la mayoría de los habitantes de la Argentina no se conocen habitualmente». Citó el caso del mar, que cuando la marea comienza a crecer viene como un oleaje en forma de una espuma muy típica.  Esa espuma directamente no podía llegar porque estaba congelada totalmente, eso fue una cuestión insólita» remarcó

Además describió que a los vehículos, antes de marchar, hay que salir con media hora de anticipación a calentar el motor, porque es absolutamente todo hielo en los vidrios, las puertas. Además, cuando se quiere abrir la puerta, no se pude porque la puerta se traba por qué se congela.

 

 

Juan Antonio Duarte, que vive en esa ciudad hacé más de tres décadas, también dio cuenta de las consecuencias del frío extremo, y que por las bajas temperaturas, después de la nevada no se produjo el natural deshielo, lo que finalmente se producirá entre el miércoles y jueves.

 

 

Comparó la situación con lo ocurrido a mediados de los 90 pero indicó que esta vez el fenómeno ha permanecido mucho más. También comentó que los problemas con el agua se dan en las zonas donde la red domiciliaria del agua está muy superficial y se congela. Lo mismo sucede con el río de donde la ciudad se provee de agua, y que ha provocado una disminución de la presión.