El atardecer diferente por el humo de los incendios de Australia


El humo proveniente del país oceánico recorrió 12 mil kilómetros de oeste a este y llegó Argentina luego de atravesar el Pacífico. Una foto de Sergio Taffarel muestra como se veía ayer el sol cerca del poniente.

 

 

 

Ayer se podía ver el sol de manera directa, por los efectos de filtro cromático que generó el humo suspendido a unos 6.000 metros sobre el nivel del mar, que proviene de los incendios que asolan Australia.

Detrás de esta cuestión insólita, que nos resulta curiosa, hay una nueva catástrofe climática-ambiental que interpela a la humanidad y que suma más interrogantes respecto de los costos que pagamos por el mal uso de los recursos naturales, el todavía insipiente desarrollo de las energías renovables para reemplazar a las contaminantes, la destrucción de los ecosistemas y las aberraciones que cometemos en pos de producir.


Desde septiembre las llamas que arrasan una basta región bajo los efectos de una fenomenal sequía, han destruido una superficie aproximada a los ocho millones de hectáreas, con un tremendo impacto sobre la fauna