El campo pidió más ayuda por la sequía  

El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, se reunió ayer con la Mesa de Enlace para debatir cuestiones del sector. Del encuentro participaron los cuatro presidentes de las entidades que componen la agrupación rural: Daniel Pelegrina, de la Sociedad Rural Argentina (SRA); Dardo Chiesa, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); Omar Príncipe, de Federación Agraria (FAA), y Carlos Iannizzotto, de Coninagro.


La reunión fue liderada por el ministro y contó con la participación del jefe de Gabinete de Agroindustria, Santiago del Solar. “Fue una reunión bastante larga por la diversidad de temas que se tocaron”, dijo Dardo Chiesa, presidente de CRA, al salir del encuentro, que comenzó a las 16.30 y culminó a las 19. El dirigente afirmó que entre los temas que se tocaron se habló de las nuevas líneas de crédito del Banco Nación para productores con entre tres y cinco años de gracia para la reconversión productiva.

“Les explicamos que con esto no alcanza, que los productores están pasando un momento muy complicado. Hay que hablar con las provincias para solicitar la emergencia y apurar estos mecanismos de ayuda”, dijo Chiesa. Explicó que es “prácticamente imposible” para muchos productores pagar las tarifas de luz y el precio del combustible.

 

Por su parte, Pelegrina expresó: “Se habló de la tardanza en la declaración de la emergencia en los municipios y las provincias, y también de los métodos que usan para evaluar la emergencia. Queremos tener acceso para calibrar ese método de evaluación, por ejemplo, con la presentación de casos reales”, afirmó.

Mesas de trabajo
El dirigente recordó que junto a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) vienen de presentar un documento en el Ministerio de Trabajo para acelerar el mecanismo para desgravar el mínimo no imponible de las contribuciones patronales en las economías regionales.

Luego de la reunión, Etchevehere afirmó: “Hemos tomado en conjunto el compromiso de seguir trabajando para que los productores puedan expresar su potencial productivo en beneficio de generar empleo formal y, sobre todo, ayudar a combatir y reducir la pobreza en los lugares donde producen. Estamos haciendo un seguimiento de lo que venimos trabajando en las trece mesas de competitividad, de las que las cuatro entidades del campo forman parte y coordinan”.