Destacan la tarea de alumnos de la Escuela Técnica que fabricaron la silla bipedestadora

El Concejo General de Eduación hizo mención en su sitio digital al trabajo que estuvo dirigido por tres profesores de la Escuela Pablo Broese y que contó con una contribución económica del municipio de 25.000 pesos.

 

 

A través de un proyecto que nace en el marco de las prácticas profesionalizantes que propone articular saberes, técnicas, procesos y competencias, estudiantes de la escuela técnica N°4, fabricaron una silla bipedestadora eléctrica para personas en situación de discapacidad en miembros inferiores.

La institución educativa Nº4 Pablo Broese de Larroque, Gualeguaychú es pionera en la realización de distintos dispositivos, tales como: silla de ruedas; bicicleta adaptada para transportar sillas de ruedas. Esta vez, docentes y estudiantes de séptimo año a través de un proyecto que nace en el marco de las Prácticas Profesionalizantes se propone articular saberes, técnicas, procesos, capacidades y competencias, con los espacios curriculares de mantenimiento y reparación de máquinas, y electrónica aplicada.

La fabricación estuvo a cargo de los docentes de Mantenimiento y Reparación de Máquinas y Electrónica Aplicada, Gustavo Constanzo; Facundo Aguilera y Gastón Marchesini.

Dicha silla fue probada y estandarizada a medida de la persona a quien será destinada, ya que la misma fue fabricada con un fin solidario.

En junio de este año, en ocasión de la entrega del aporte municipal, el Profesor Costanzo explicaba que la bipedestadora, es una silla con cuatro ruedas, automática y eléctrica, en este caso para una persona adulta, con discapacidad motriz en miembros inferiores. Quien la utiliza la puede maniobrar mediante “joysticks” (palancas de mando) para ponerse erguido, trasladarse y volver a sentarse. Tiene un fin laboral”.

En esa ocasión el docente comentó que “la silla bipedestadora nos cuesta realizarla 35.000 pesos (el valor en el mercado es 10 veces mayor). Logramos reunir 10.000, a través de rifas, y el municipio nos entregó un valioso aporte de 25.000 para poder concluir el proyecto”.

 

 

(Prensa Consejo General de Educación)