El chofer de un colectivo que salía de Larroque le salvó la vida a un bebé

Fue en la noche del sábado, cuando una bebé, que recibía el pecho de su madre, con la que viajaba en un micro hacia Paraná aspiró leche y dejó de respirar. Esteban Lizzi, el chofer de colectivo que antes había sido bombero, lo reanimó mediante la técnica de RCP y lo sacó del ahogo.

 

En medio del desconcierto que se desató en la noche del sábado a pocos metros de la terminal, cuando el colectivo de Jovi Bus subía la cuchilla en dirección a la rotonda de ruta 16, Esteban Lizzi fue el ángel de la guardia del bebé que estuvo a punto de morir ahogado. Pero la capacidad de reacción de uno de los choferes del micro, tuvo la capacidad de reacción y sacó la situación adelante mediante el protocolo de la rehabilitación cardiopulmonar que había aprendido mientras se desempeñó como voluntario en el cuartel de Bomberos de Gualeguaychú.

Muchas personas que circulaban por avenida Urquiza vio el revuelo que se generó en torno al colectivo detenido en plena subida del boulevard y a un grupo de gente en torno a la vereda. En ese momento era que Lizzi actuaba rápidamente para evitar lo que hubiera sido una tragedia en el comienzo del viaje hacia Paraná.

Según comentó luego el personal médico del Hospital San Isidro, que llegó luego al lugar cuando el episodio de gravedad afortunadamente ya había pasado, la desesperante situación que padeció el bebé, quien se habría ahogado por aspirar líquido mientras lactaba, hizo que tanto la mamá del niño como otra mujer que la acompañaba sufrieran lipotima y debieran ser trasladadas al hospital para ser atendidas y compensadas.

El relato del chofer salvador

VOLVER A VIVIR ”

Ayer por primera vez en diez años que llevo desempeñandome en mi trabajo vivimos junto a mi compañero una situación desesperante.

Pasadas las 1950 hs estábamos saliendo de la ciudad de Larroque rumbo a Gualeguay y a pocas cuadras de la terminal desciende una pasajera pidiendo que nos detengamos debido a que un bebe se encontraba ahogado y no respiraba inmediatamente al ver que el bebe se encontraba morado entero lo cobije en mis brazos y comencé a reanimarlo mediante el método RCP mientras mi compañero daba aviso a la policía pidiendo urgente la precencia de la ambulancia.

Gracias a dios después de pocos segundos escuche el desahogo del bebe con su llanto el cual nos volvió el alma al cuerpo, debido a esta situación el bebe la mamá y otra pasajera debieron ser trasladadas al Hospital San Isidro Labrador de dicha ciudad los cuales horas despues pudimos averiguar se encontraban en perfecto estado.

Doy gracias a dios x haberme dado la fuerza para poder asistir mediante mis conocimientos al bebe y también agradecer a mi compañero, personal policial, personal del hospital y pasajeros que colaboraron en esa situación tan difícil de afrontar y en especial a nuestras familias que son las que dia a dia nos dan la fuerza necesaria para seguir adelante en esto que nos gusta hacer, desde ya muchas gracias a todos y que dios los bendiga.

 

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)