El debate por la carga impositiva en las tarifas de servicios es razonable

Si el aumento de los costos busca mejorar el servicio y achicar el déficit público, disminuyendo los subsidios, sería lógico pensar en los usuarios y disminuir la carga impositiva que también se multiplicó por cinco en los últimos dos años. El estado nacional subsidia menos el consumo de energía pero a su vez tiene el beneficio de financiarse con el aporte de los contribuyentes.

 

El debate por la quita de impuestos en los servicios está instalado, pero de los tres escalafones del estado que recaudan en la boleta, el gobierno nacional se sacó la soga del cuello y se las pasó a las provincias y a los municipios, sin asumir que el porcentaje fijo de impuestos representa una mejora en la recaudación que se multiplicó por cinco, que es más o menos lo que aumentó la luz desde el “sinceramiento de tarifas”.

Si el monto de la factura de ENERSA no tuviera más de la mitad de impuestos, no habría mucho para reclamar, pero resulta que el estado, al ir actualizando el valor del servicio, de rebote, quintuplicó sus ingresos en menos de dos años. ¿Está bien esto? En una economía holgada quizá no haga ruido, pero con la inflación y la caída del consumo, el componente impositivo pasó a ser una mochila que debería alivianarse en todos las escalas y no solo en la tasa provincial y la municipal.

Al comparar dos facturas con consumo similares, una de diciembre de 2015 y la otra de octubre de 2017 (fuera de los últimos aumentos de tarifas) de un usuario exento del impuesto provincial, registrado en la tasa comercial, vemos cómo los gravámenes han aumentado cerca del 400 %, frente a una inflación que en los dos últimos años debe rondar entre el 50 y el 60 %.
Es decir que si la carga impositiva fuera la mitad de la actual o aún menor, seguiría muy por encima de la inflación acumulada.

Desde ese punto de vista, la actualización de tarifas deriva indirectamente en una solución para el estado, por el aumento en la recaudación, pero en más problemas para los contribuyentes, lo que se aleja de otro de los ejes discursivos del gobierno nacional: disminuir la presión tributaria.

 

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)