El Gran Capitán: Se cumplen 16 años del fugaz regreso del tren de pasajeros

Fue el 25 de Septiembre de 2003, en un día que nuestra comunidad celebró como un día histórico, con más de 1000 personas reunidas en la estación para ver el paso de la formación. Después, la realidad del servicio fue reduciendo la expectativa por la caída en su calidad hasta desaparecer en el año 2011. Hoy descansa en paz en Virasoro, consumido por el fuego.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Fue un regreso triunfal que en poco tiempo comenzó a transformarse en desilusión y luego en frustración. Pero aquel 25 de septiembre para Larroque fue extraordinario con cientos de personas autoconvocadas para la gran fiesta que desató la alegría de la vuelta del servicio y emociones por los recuerdos que la presencia de un tren de pasajeros generaba entre los viejos usuarios del servicio que dejó de funcionar en 1993, por decisión del entonces presidente Carlos Menem.

A las cinco de la tarde aquel primer viaje experimental pasó por Larroque y uno de los grandes protagonistas de aquella jornada fue Jorge Alvarez, el eterno Jefe de estación de los tiempos dorados del ferrocarril General Urquiza.

Banderas nacionales que se agitaban al grito de ¡Argentina, Argentina! y la imagen de Alvarez subiendo la escalinata del vagón, fueron los momentos que más quedan en la memoria. Momentos similares se repitieron en cada estación por la que pasó el Gran Capitán en su viaje de Lacroze a Posadas.

La crónica de Periódico Acción de aquel día, decía que «No importó que la tarde se pusiera gris, ni que la lluvia amenazara con descolgarse sobre la gente. Total, lo que importaba era que el cora­zón siguiera latiendo en cada uno de los 1.000 pechos que se emo­cionaron al paso cansino del tren. Los momentos previos fueron de ansiedad, hubo una pequeña demora que visto ahora nos parece necesaria. No era cuestión de que la puntualidad tranquilizara a la muchedumbre, los nervios también formaban parte del paisaje que adornó la vieja estación.

De pronto, alguien dijo ahí viene, fue la voz de un niño, que sonrió por la ocurrencia, era una falsa alar­ma. Después ya no quedaron du­das, la luz sobre la perspectiva de la vía, donde la línea del horizonte se confunde la tierra y el cielo, le puso fin a la espera.

Rápidamente la alborotada marea humana ocupó su lugar y niños, jóvenes y ancianos se pusieron a los costados de la vía, cada uno con su banderita celeste y blanca. Todos se dispusieron en un cor­tejo como quien espera el paso de la novia rumbo al altar. Y allí llegó, con los colores de la patria en toda su extensión, recuperando la his­toria de los pueblos y despertan­do del sueño a los andenes dor­midos.

La imagen más fuerte
Los testimonios de la gente fue­ron coincidentes, pero lo de Jorge Alvarez era especial. Si como de­cíamos antes el tren era la novia rumbo al altar, él era el novio.

Ni bien llegó a la estación acom­pañado por su esposa Ramona, la gente lo saludó con sonrisas cóm­plices, al minuto fue el blanco de los periodistas, hasta los colegas de Gualeguaychú (corresponsales de canál 13) lo esperaban porque tuvieron tiempo de enterarse de su historia al frente de la estación. Allí le preguntaron ¿Qué significa para usted el día de hoy? “Va a ser un recuerdo muy lindo después de 12 años que estoy jubilado, una gran alegría. Estuve 24 años de jefe de estación, vengo seguido para re­cordar aquellos buenos tiempos. Lo único rescatable que nos que­daba era el museo, sino hubiera estado vacía y abandonada como ha sucedido en tantos lados.” ¿Va a subir? “Y…, si me llevan” —res­pondió. Alguien que presenciaba la nota le dijo “mirá que te van a cobrar el pasaje” ¡lo pago con alegría! respondió. Minutos después esta­ba subiendo la escalera del vagón y detrás de él su señora.

Primer recorrido
“El Gran Capitán” , vinculó en su trayecto a localidades como: Gral Sarmiento (San Miguel), Zarate, San Martin, E. Carbo, Larroque, Urdinarrain, Gilbert, Basavilbaso, Villa Domínguez, Villaguay, Villa Clara, San Salvador, Gral. Campos, Concordia, La Criolla, Santa Ana, Chajari, Mocoreta, Juan Pujol, Monte Caseros, Bonpland, Paso de los Libres.

Este servicio regular de pasajeros que se reinstala después de más de 10 años, comenzará, en su pri­mera etapa, a funcionar en pocos días con dos salidas semanales, lunes y viernes desde Estación Lacroze y miércoles y domingos desde Posadas, La formación que arribó a nuestra estación” aproximadamente a las 17 hs, estuvo compuesta por co­ches Pullman, primen, turista, dor­mitorio, restaurant, furgón y ban­dedeja automovilera, totalmente res­taurados y modernizados.

Sin embargo, la alegría fue muy corta, ya que a los pocos meses de reinauguración el servicio ya sufría serios contratiempos. Los primeros síntomas fue la irregularidad de los horarios por los contratiempos en el estado de las vías, problemas parecidos a los que aún persisten con el servicio que presta la empresa Belgrano Cargas.

El último servicio completo entre las cabeceras fue el 11 de noviembre del 2011, en un viaje desde Buenos Aires hacia Posadas. En lo que debía ser el viaje de regreso a la Capital Federal, los responsables de la formación abandonaron el tren en la estación Caza Pava, provincia de Corrientes. El gremio de conductores de trenes (La Fraternidad) argumentó deficiencias técnicas y en materia de seguridad en este servicio interurbano.

Desde entonces el Gran Capitan descansa en paz en Virasoro, arrumbado y en estado de chatarra. Un informe del año pasado muestra el estado de abandono en que terminó todo, sin novedades que un servicio de pasajeros vuelva a circular.