La Oposición se abstuvo de votar la reforma impositiva que se aprobó por mayoría simple

Finalmente todo el interbloque de Juntos por el Cambio se abstuvo de votar y la nueva normativa quedó aprobada por mayoría del bloque oficialista. El sector del radicalismo que integra el frente opositor había argumentado que no es el momento oportuno ante la situación de crisis y que el aumento debe ser progresivo. Criticaron los superpoderes que la ley le da al ejecutivo en materia impositiva.

Anoche se aprobó la ordenanza que reforma la ordenanza general impositiva por cinco votos a favor y cuatro abstenciones que, entre otros items, contempla un aumento del 40 % en las tasas y atar las próximas actualizaciones a los porcentajes de las mejoras salariales.

El escrito distribuido ayer por el interbloque radical, finalizaba con el pedido de «la actualización progresiva de las tasas a aplicar a partir del 2020 y, en segundo lugar, la quita definitiva de del Título XXI: Actualización de los valores por incremento salarial, por considerar que el mismo articula en su capítulo 1º, tres artículos que no permitirían en un futuro el tratamiento de la Ordenanza General Impositiva, dejando inconsulto a este Honorable Concejo por tiempo indefinido en materia tributaria.

 

El texto completo:

«Visto lo relacionado con el Proyecto de modificación de la Ordenanza General Impositiva año 2020, presentado por el Poder Ejecutivo y que las modificaciones al mismo se basan en el aumento salarial del año 2019, consideramos:

Es inapropiado el aumento que va como mínimo del 40% en algunos servicios hasta más del 50 % en otros, teniendo en cuenta la situación económica actual de los contribuyentes. Pero, sin perjuicio de lo antes expresado, lo más grave del proyecto y sin él más mínimo reparo en el corto plazo que se pretendió para su análisis, son los tres últimos artículos, caprichosamente incorporados al final del proyecto, inexistentes hasta ahora, que atan los mismos a los aumentos salariales.

Propiciamos que el aumento sea gradual durante el año 2020, y que se permita el análisis en particular de algunas tasas, en la medida que sea justificable una actualización, como se venía haciendo en los años anteriores, ya que en algún caso se justifica un aumento mas que en otros, principalmente teniendo en cuenta las mejoras en el servicio que pueda ofrecer el Municipio a sus contribuyentes.

¡¡¡¡¡Es imperante aclar aquí!!!!!, tener en cuenta que las tasas no son recaudatorias sino retributivas del servicio que el municipio ofrece y las clausulas incorporadas a este presupuesto impiden el análisis a futuro.

Además, entendemos que tal medida, en el contexto de crisis que vive nuestro país y por ende Larroque y sus habitantes, es sumamente irrazonable. Consideramos que este aumento de tasas es elevado, desproporcionado, y sumamente incoherente con aquello que se predicó en campaña electoral y con los discursos que se sostiene en la actualidad, donde se pregona que todos debemos hacer un esfuerzo.

La incorporación del título XXI a la Ordenanza General Impositiva, enunciado como ACTUALIZACIÓN DE VALORES POR INCREMENTO SALARIAL. que se articula de la siguiente manera:

 

Artículo 37a los efectos de la actualización de los valores de la ordenanza general impositiva, los valores se actualizarán en un porcentaje igual al incremento salarial porcentual del personal municipal”. 

De la simple lectura del intrincado artículo, podemos advertir lo abusivo de la norma, que no es otra cosa que atar los aumentos de las tasas contributivas de servicios locales a los aumentos que por decreto del poder ejecutivo reciba el personal municipal. Esto es, si se aumenta por ejemplo durante el próximo año un 41% el salario de los agentes municipales, como sucedió en el año 2019, a esta altura del año, en un año más, las tasas habrán aumentado más de un 80%, sin pasar por el Concejo Deliberante, órgano legislativo autorizado para ello, violando absolutamente la división de poderes. Y los principales perjudicados serian claramente los empleados municipales de las categorías más bajas y las familias de más bajos recursos.

 

Por si ello fuera poco, el artículo siguiente establece:

 

Artículo 38: “El porcentaje de aumento que surja de lo establecido del artículo anterior, aplicando al mismo un coeficiente de reparación del 1,20 por el término de 4 periodos fiscales consecutivos a partir del año 2020”.

Este bloque no logra entender el alcance de la norma trascripta, la misma no es clara en cuanto a si ese coeficiente al que se refiere será aplicado en cada aumento derivado del incremento salarial municipal, si lo es una sola vez al año, si es acumulativo o no.

En fin, de la forma que sea, abarca 4 periodos fiscales. Por ende, sumado al aumento tributario de más del 40 % que se establece de un plumazo, a los ajustes por aumento de salario indicados en el artículo 37, tenemos que, entonces en 4 años y considerando un aumento remunerativo como el del año en curso, se habrá acumulado y por decreto del ejecutivo, un porcentaje que supera altamente las posibilidades de cálculo de cómo serán las tasas dentro de cuatro años por un lado y además, absolutamente violatoria no solo de los principios tributarios de progresividad, igualdad, proporcionalidad y no confiscatoriedad, sino también de los derechos constitucionales a la inviolabilidad de la propiedad privada e igualdad ante la ley que tenemos todos los ciudadanos.

 

Como corolario se establece, lo que llamaremos el artículo de los SUPERPODERES:

Artículo 39: “Facultase -con negrita- al departamento ejecutivo municipal a determinar los nuevos valores conforme el procedimiento prescrito en los artículos precedentes, los que cobraran vigencia en forma automática”

Esto quiere decir que, antojadizamente las tasas contributivas de servicios a pagar por todos los contribuyentes locales serán establecidas por el ejecutivo cuando a este le plazca y en la medida que considere, lejos de toda consulta a este órgano de ediles.

No podemos calificar de otra forma sino de aberrante el juego de estos tres artículos en desmedro del patrimonio y capacidad contributiva de toda la población.

Más allá de la falta de claridad de las normas, que dejan vacíos legales por donde se las mire, no se establece un tope, un límite siquiera a la discrecionalidad del ejecutivo en cuanto a tributar. No se da la debida proporcionalidad entre la tasa y el servicio prestado tal como legalmente debe suceder.

La intención de esta reforma es meramente recaudatoria en sentido contrario del imperativo legal vigente, para esta clase de tributos. Es un aprovechamiento de poder, una extralimitación sin precedentes que no podemos concebir. Con estos superpoderes, incoherentemente introducidos en la coyuntura actual, se da por tierra con todo lo pregonado en los discursos de campaña, pero fundamentalmente se viola los derechos de la totalidad de contribuyentes locales, situación de la que no podemos ni queremos ser cómplices de modo alguno.

 

   Por lo expuesto solicitamos en primer lugar, la actualización progresiva de las tasas a aplicar a partir del 2020 y, en segundo lugar, la quita definitiva de del Título XXI: Actualización de los valores por incremento salarial, por considerar que el mismo articula en su capítulo 1º, tres artículos que no permitirían en un futuro el tratamiento de la Ordenanza General Impositiva, dejando inconsulto a este Honorable Concejo por tiempo indefinido en materia tributaria.