El invierno y la poda de ENERSA cambiaron el paisaje de calle Ramirez


Aunque sea por un tiempo, impacta el cambio de paisaje entre el otoño y este seco y cambiante invierno, en el que las motosierras de la empresa distribuidora del servicio eléctrico fueron inclementes.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quizá en un tiempo, con el correr de los meses, cuando la primavera estalle y las hojas y ramas vuelvan a aparecer, ya nos olvidemos del impacto visual que provoca el cambio de paisaje entre la frondosidad de los fresnos hasta el  otoño y los troncos desnudos que entre el invierno y ENERSA se combinaron en cambiar.


Esta vez muchos árboles van a demorar más de la cuenta en recuperar ramas, no será el próximo verano el ideal para sombrear en calle Ramírez ni en la mayoría de los lugares donde ENERSA «despunta» los árboles y el municipio no controla.