El mes comienza con algo de inestabilidad

Esta noche podrían caer algunas lloviznas aisladas y hacia el domingo producirse heladas. La Bolsa de Cereales de Entre Ríos indicó que en principio, la falta de precipitaciones no encuentra una solución importante en la primera quincena del mes.

Solo las lluvias dispersas de esta semana, que al noreste de la provincia fueron algo más generosas, cortaron una racha de más de un mes sin aportes que «movieran» los pluviómetros. Pudo ser peor, ya que los días húmedos y hasta las nieblas y neblinas ayudaron a mantener un escenario escaso pero que repuntó con la precipitaciones de entre 10 y 20 mm en la región.

La Bolsa de Cereales estimó que dentro de la escasez, la provincia cuenta con mejores chances de sumar con algunos eventos semanales en forma de lluvias débiles o lloviznas. Bajo estas circunstancias y suponiendo que la humedad remanente es suficiente para sobrellevar las primeras etapas fisiológicas, los cultivos de invierno quedarán muy dependientes de la llegada perentoria de las lluvias del mes de septiembre.

Es decir, durante julio, la situación hídrica se sostendrá con lluvias de mantenimiento, por debajo de los valores normales. A partir de agosto, la situación debería mostrar un cambio positivo en el nivel de humedad, convergiendo en un septiembre con mejores lluvias.

En resumen, teniendo en cuenta la actual disponibilidad de humedad, se podría transitar el invierno con lluvias por debajo de los valores normales, pero esto no dará margen para atrasos pluviales en septiembre. No será una campaña fácil, sabiendo que el fenómeno La Niña se mantendrá como un sesgo negativo para las precipitaciones, sobre todo en la primavera.