El municipio adhirió a la restricción en la circulación que dictó la Provincia


 

Lo definió el intendente junto a su equipo de trabajo, en función de lo que estableció el gobierno entrerriano. La medida, en principio, estará vigente entre el sábado 9 y el domingo 24. La situación pandémica en la región, que satura el servicio de salud, pone en duda la habilitación de nuevos eventos hasta que vuelva a bajar la curva de contagios.

 

La pandemia estalló en Entre Ríos y lo que pasa en ciudades como Gualeguaychú obliga a interpretar la medida del gobierno provincial con un sentido de responsabilidad social, solidaridad y de conveniencia propia, ya que el sistema de salud departamental empezó a colapsar, y el riesgo que el nivel de contagio se descontrole en Larroque, podría afectar directamente a nuestra comunidad.

Es que si el virus comenzara a afectar a la población más vulnerable y a presionar sobre la necesidad de camas, será muy difícil hacer frente a la demanda, lo que podría impactar en lo que más se teme: un aumento en la mortalidad.


Por eso el ejecutivo municipal ya se plegó a la decisión e instrumentará la medida que entrará en vigencia desde las 1 de este sábado 9. La medida ya viene digerida desde la provincia y solo se puede «tocar» para ampliar el horario, aunque las decisiones anexas que se adopten localmente, comenzarán a ser tratadas entre el intendente y sus secretarios pero definidas en la próxima reunión del comité de emergencia, el jueves de la semana que viene.

El horario parece conveniente para poner un freno a las aglomeraciones nocturnas que podrían conducir al descontrol de los contagios y se cree no impactará sobre las personas que deben trasladarse a sus lugares de trabajo, especialmente en actividades esenciales.

Pero como la restricción alcanza a la actividad comercial, serán los clientes de bares y cantinas las que deberán ajustar sus horarios.


También, hasta que pase la tormenta, el sentido común indica que por el contexto regional tampoco están dadas las condiciones sanitarias para habilitar eventos sociales, culturales o deportivos -que generen aglomeración- aunque estos no concluyan rozando el horario del inicio de la restricción. Ese es el sentido solidario que debe primar para entender la medida.

Pese al incremento de casos que se registra en la comunidad, la situación se sigue considerando controlada, lo que quizá, cuando baje el impacto de la pandemia en la región, sirva para flexibilizar algunas actividades pendientes de realización.