El municipio está dispuesto a reducir la tasa municipal en la boleta de electricidad

Eso afectará el excedente que se genera en el balance anual entre lo que recauda por el componente impositivo en la tarifa del servicio y lo que le paga a ENERSA por alumbrado y otros items. Con el 12 % de tasa municipal para residenciales, Larroque es una de las comunas que menos cobra por ese impuesto. En el Ejecutivo dicen que una eventual reducción de ese gravamen deberá ser prudente.

 

El porcentaje de impuestos roza el 60 % de la facturación.

En el ejecutivo municipal esperaban que la Provincia moviera primero para saber cuál iba a ser el camino a seguir respecto de su poder de decisión sobre uno de los cuantos ítems que aumentan a más del doble la facturación entre lo que el usuario consume y lo que finalmente paga.

Es que de buenas a primeras nos dimos cuenta de cómo está compuesta la factura de luz y la montaña de cargas extras que tiene, que entre IVA, impuestos municipales y provinciales llega casi al 60 % de incremento. El humor de la sociedad cambió de tal modo que a pesar de entender que antes el servicio era demasiado accesible, la progresiva quita de subsidios está obligando al estado a evaluar qué y cuanto “podar”.

Después de quedar claro que el IVA no se va a modificar, por ser un impuesto que recauda la nación y que cooparticipa a las provincias, Bordet anunció una rebaja del 50 % en el impuesto provincial que representa entre el 13 y el 18 por ciento de cada boleta. El gobernador aclaró que la carga que reducirá la provincia está destinada al Fondo de Desarrollo Eléctrico (FDEER) con el que se financia obras en esa materia. También dijo que “debemos instar a los municipios para que bajen las tasas de alumbrado público, que es una facultad que tienen. Soy muy respetuoso de la autonomía municipal por eso lo estamos sugiriendo”.

Mucho antes que el gobernador hiciera este anuncio y que los concejales justicialistas empezara a hablar de un proyecto para revisar la tasa municipal, el Ejecutivo larroquense ya venía estudiando los últimos balances entre lo que recauda de impuestos en la factura de luz, lo que le paga a ENERSA y el excedente con el que financia el mantenimiento y la ampliación de la red de alumbrado público.

Pero para saber que es lo que se puede “tocar” de la tasa que recauda el municipio, hay que explicar cómo es el sistema de compensación entre las comunas entrerrianas y ENERSA. En el caso de Larroque y de acuerdo a lo que explica el Secretario de Hacienda, Rodolfo Benedetti, hay meses en que el municipio debe afrontar erogaciones y otros en los que se genera un excedente.  Para entender esto, detalló lo que ingresa y egresa:

El funcionario puntualizó que “por un lado tenemos lo recaudado por la empresa en concepto de contribuciones Municipales (lo recauda ENERSA para todos los municipios por decreto de la Provincia (8%) y en concepto de tasa de inspección de instalaciones y medidores eléctricos” (lo recauda ENERSA según lo establecido en nuestra ordenanza impositiva).

En tal sentido ENERSA -y de acuerdo a nuestra ordenanza- contempla tres rangos: residencial: 12% (en casi todos los municipios llega al 16 %), comercial: 11% e industria: 4%. La industria se encuentra eximida por decreto provincial del 4% que establece nuestra ordenanza impositiva.

Por otro lado tenemos todos los gastos municipales de alumbrado público, obras sanitarias, dependencias y comisiones de cobranza que son descontados de dichos recursos.

Cuando los recursos son superiores a los gastos de alumbrado, obras sanitarias, dependencias y comisiones de cobranza, el municipio recibe la diferencia y cuando los gastos superan los recursos, el Municipio debe pagar a ENERSA”.

Lo que proyecta este año indica un excedente mayor al que se generó hasta el año pasado. Como es un porcentaje fijo, con tarifas más altas la “balanza comercial” arrojaría un monto de dinero mayor al de años anteriores.

Debajo aparecen dos cuadros con algunos meses del año pasado elegidos al azar, el primero con lo que ingresa y el segundo con las erogaciones y el saldo neto, que, por lo que vemos, en abril dio a pagar poco más de 224 mil pesos, mientras que en Noviembre y Diciembre se generó “superavit”.

Los niveles de recursos y erogaciones están sujetos a variables tales como, en el primer caso, al monto del pago de los usuarios del servicio. Hasta el año pasado muchos optaban por abonar la factura de cada bimestre en un solo pago, algo que por el aumento de tarifas naturalmente este año cambió.

En los gastos, la mayor parte en alumbrado, aumenta en los meses de invierno y baja en los de verano, por la variación en las horas de luz solar.

El Contador Benedetti sostiene que en un cambio en la tasa de alumbrado debe imperar el criterio de la prudencia, el mismo que ha regido en otras decisiones financieras que ha tomado el gobierno municipal. Por citar dos casos: la decisión de ceñir a lo que dure la gestión el endeudamiento para la compra de la retroexcavadora, cuya última cuota vence en diciembre de 2019 y el hecho de haber descartado tomar deuda en dólares de acuerdo al crédito internacional que suscribió la provincia por 350 millones, cuyo 16 %, es decir, 48 millones estaba a disposición de los municipios.

Claramente, si se reduce la tasa municipal, lo conveniente es que sea por un tiempo, ya que durante ese período no se contará con el excedente para aplicar a obras y habrá que recurrir a otras fuentes para suplir esa falta. Si el nivel de porcentaje de reducción es aún mayor, el municipio también deberá afrontar todos los meses con recursos propios los pagos a ENERSA, como sucede hasta ahora pero de manera excepcional.

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)