El recuerdo del día en que Pionner donó el equipo de rayos X al hospital

El aparato llegó a Larroque el martes 7 de enero de 2003 luego que la empresa multinacional pusiera los 12 mil dólares que la Cooperadora del Hospital necesitaba para comprarlo. En ese momento se lo consideró similar al que tienen los sanatorios privados de Gualeguaychú. Un larroquense que trabaja en Pionneer ofició de intermediario.

 

El recuerdo viene a cuenta del final de la vida útil de aquel aparato que hace 15 años transformó para bien una de las importantes prestaciones que el Hospital San Isidro pudo realizar con una calidad óptima y a la altura de los centros de diagnóstico de las ciudades vecinas.

Lo que le sigue es la crónica y algunas imágenes de aquellos días de enero de 2003:

La semillera Pionneer le da al hospital una herramienta que históricamente le ha sido deficitaria dentro de sus servicios. El Dr. Neme, Director del Hospital, no recuerda una donación semejante de un ente privado. La historia de la llegada del aparato es interesante y se fue gestando durante medio año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seis meses pasaron desde que se iniciaron las conversaciones entre Neme y Rubén Couchot, el larroquense que trabaja en la Pionneer Argentina en la sede que la semillera tiene en Buenos Aires. Couchot ofició de intermediario y canalizó la necesidad del Hospital. Resuelta la decisión de la casa central de Pionneer en Estados Unidos de realizar un aporte a la comunidad de Larroque, (en eso pesó mucho la presencia de Tierra Greda S.A. como permanente cliente de la multinacional) fueron avanzando hasta coincidir en el pedido y tras elevar una serie de documentos entre los que se incluían reportes periodísticos y razones del pedido, se concretó la donación.

Neme comentó que en principio, cuando se presentó la posibilidad de una donación, jamás pensó que el aporte alcanzaría el monto equivalente “pensábamos en pedir medicamentos, colchones o algo así, Rubén nos animaba a que fuéramos más pretenciosos y después nos dio un presupuesto aproximado de lo que estaba a disposición. Allí pensamos en un aparato para ecografía o algo para agilizar los análisis bioquímicos. Se nos ocurrió que podría ser un ambulancia pero eso es algo que por medio de la provincia se podría gestionar, en cambio un aparato de rayos x difícilmente llegue por ese medio al hospital. Finalmente con el consentimiento de Couchot nos decidimos por este elemento y gracias a Dios hoy contamos con este regalo.

El aparato llegó en un camión en la madrugada del pasado martes 7 y fue instalado en la misma mañana por técnicos venidos desde Buenos Aires y Paraná. Al rato se realizaron las primeras pruebas. La Radióloga Karina Otman no podía disimular su alegría ya que ahora va a poder brindar un servicio que con el viejo aparato, también donado, no se podía hacer.

Neme calculó que unas 10.000 personas están encuadradas dentro del área de influencia del Hospital como para acceder al servicio, luego concluyó que el aparato es similar en sus prestaciones a los que tienen los sanatorios de Gualeguaychú.