El rojo volvió a la cancha con un empate ante Juventud Urdinarrain

En el primer partido de Central tras el fallecimiento de Marcos Viale, Víctor Caferatta dirigió al conjunto local que mostró actitud pero no pudo anotar ante la buena labor del arquero visitante. En la sub 20 el rojo se consagró campeón a dos fechas del final del torneo. Texto: Franco Lizarzuay – Foto: Silvina González.

 

 

Central se secó las lágrimas, al menos por un rato y salió otra vez al ruedo con el objetivo de quedarse con los tres puntos ante el liebrero. Así fue que en la noche de este miércoles a 20 el rojo jugó su partido pendiente por la octava fecha de liga departamental de Gualeguaychú.

Luego del golpe duro del pasado jueves que significó la muerte de Marcos Viale, el rojo larroquenses salió a buscar la victoria ante el primero en la tabla de posiciones.

Tras el emotivo minuto de silencio, el encuentro dirigido por Avalos dio comienzo pasada las 22 hs, ante un marco de público muy bueno por parte de la gente de Larroque. Desde el arranque se vio al equipo de Víctor Caferatta manteniéndose muy firme en la parte defensiva, desafiante en lo colectivo y  con el empuje de querer ganarlo.

En una noche especial para la familia roja, Lucas Viale -capitán del equipo- salió promediando la mitad del segundo tiempo con un calambre y la gente reconoció el esfuerzo del “pibe” y lo ovacionó. El hijo de Marcos fue lo mejor de Central junto al “Panchi” Lenciza y Lautaro Viale. En el final Pérez Romani salvó a Central y con minutos de descuento, Quintana, quien ingresó en el segundo tiempo, tuvo la victoria pero su remate de estrelló en el travesaño.

Un 0-0 que lo aleja de la pelea, pero con el pecho inflado y la frente en alta, Central jugó un gran partido desde lo emocional y desde el juego. En el horizonte aparece Sudamérica, ya descendido.


Los chicos de la sub 20 ganaron 5 a 3 tras ir perdiendo 0-2 con goles de Cristian Taffarel, dos de Facundo Gonzáles y dos de Marcelo Maitt, coronándose campeón.