El sábado inauguran la sala de kinesiología del hospital

Dan los últimos retoques a la construcción anexada al edificio del hospital que será inaugurada el día 19 de marzo a la hora 11:30. A la noche habrá una cena en el salón de Oscar Icardo. Así, el grupo conocido como los veteranos del fútbol, culminarán una obra que contó con el apoyo de la comunidad y el aporte de decenas de voluntarios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compromiso social que va más allá de la retórica. Los veteranos del fútbol están terminando una campaña fantástica en un campeonato que casi todos los sábados reunía al menos a un puñado de jugadores capitaneados por el gran Ricardo “Cacho” Benedetti, el que más presencias tuvo y el que muchas veces jugó casi solo. “La lista de buena fe es grande, pero a veces juntábamos como para armar, raspando, un equipo de papi fútbol” repite entre sonriente y resignado.

Esta comparación con el deporte que muchos de los constructores de la sala de kinesiología del hospital San Isidro es quizá oportuna. Porque aún en días en que la falta de voluntad u otros compromisos diezmaron al equipo, la tarea está llegando a término y los larroquenses contaremos con un lugar de rehabilitación espacioso y cómodo, dentro de los servicios que presta la salud pública estatal.

Siguiendo con las comparaciones, la hinchada, en este caso la comunidad acompañó. Porque entendió el juego, es decir, apoyó la iniciativa y vio que el trabajo avanzaba, lo que a su vez sirvió para que el proyecto tomara entidad y se entendiera que las donaciones tenían un sentido claro, que se transformaba en acciones que producirán un cambio en el bienestar de la comunidad. Muchas instituciones larroquenses tienen fines parecidos, Bomberos, por ejemplo, que despiertan en los vecinos la conciencia social.

El salón, donde colocarán aparatos que servirán para los tratamientos kinesiológicos, quedó conectado al hospital por un amplio pasillo. Cuenta con un baño adaptado a personas con discapacidad motriz, un habitación con dos box donde habrá camillas y otro espacio cerrado con paredes de durlock.

Todo fue posible tras la idea lanzada en el segundo semestre de 2013 que tomó forma cuando comenzaron las tareas sobre el terreno, con remoción de árboles y el traslado de la estatua de San Isidro.
En marzo estaban trabajando sobre los cimientos y en junio las paredes tenían más de un metro de alto. Hacia diciembre de 2014 colocaron tirantes y techos y durante 2015 se avanzó en la instalación de los servicios, el reboque externo e interno, y el piso en el último tramo del año.
En 2016 fue tiempo de los detalles, esa tarea que en desde hace varias semanas se incrementó, sobre todo en los últimos días donde la fecha de inauguración está puesta.

rbenedettiLa charla con Cacho Benedetti es una síntesis de lo que el grupo de voluntarios realizó y lo que la comunidad aportó. Es un resumen de la suma de voluntades, que habrá tenido altibajos, pero que igualmente llegó al objetivo.

El sábado que viene, cerca del mediodía estarán cortando las cintas y a la noche celebrando un logro que quedará en la historia.