Él se lo buscó

Si “el hombre es forjador de su propio destino”, sin dudas que Leo Hassell refleja exactamente esta frase.

 

 

 

Hace unos años atrás me confió “quiero ser intendente de Larroque”. Una cuestión que hasta lo ponía incómodo en su cómoda familia, su trabajo y su bienestar en general.

Pero así como un día salió de su querido pueblo en busca de una profesión, con una mano atrás y otra adelante, también ahora comenzó a forjar ese camino hacia su objetivo, y, como cuando partió a La Plata, alcanzar el propósito.

Hasta aquí nada raro. Pero en el trayecto, el andar en la ciudad de las diagonales no fue sencillo y esta campaña, este transitar desde su lanzamiento a la intendencia, también tuvo muchas dificultades para sortear. Y como cuando regresó con el título de abogado bajo el brazo, hoy se sube al pedestal de los elegidos en una elección democrática, quizás uno de los mayores orgullos que una persona puede sentir.

Leo es un joven que piensa y actúa como un experimentado. Y hasta tiene la madurez necesaria para haber sabido esperar su momento. Posee una capacidad como pocos para discernir claramente la realidad, tiene carisma, sabe explicar como pocos lo que quiere.

Y sabe conducir. Indispensable para un dirigente que, como Leo, tiene esa consigna de que sin equipo no se puede trabajar. Y él lo armó. Un equipo para pensar y para aportar. Conduciendo con una gran capacidad que no muchos tienen: sabe escuchar.

En estos tiempos donde ya no suena “La Marchita” no quiso perder la mística, esa del justicialismo que mamó desde la cuna. Y lo hizo desde el “aggiornamiento” de las banderas peronistas más profundas, que lo guían en su andar y que supo pegar como abrojo a sus seguidores.

Hoy ya lunes, luego de haber ganado las elecciones, debe estar carburando los pasos a seguir. Seguro. Como también es seguro que se tomará el tiempo para agradecerle a la gente de su Larroque por haberlo elegido intendente.

No iba a ser sencillo. Lo sabía. Por eso fue colocando ladrillo por ladrillo en su correcto lugar y así llegar hasta el objetivo. Seguramente debe estar comenzando una nueva construcción, la de su gestión como Presidente Municipal de su pueblo querido.

No dudo que será un gran intendente. Sumamente activo y comprometido.

Después de todo él lo quiso así. Lo soñó así.

Él mismo lo forjó. Él se lo buscó.

 

Luis Evaristo Alem