Empeora la situación de los cultivos pero el departamento Gualeguaychú sigue un poco mejor

El último informe de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos da cuenta de cómo influye el pulso seco en la situación de los cultivos de verano. La soja de primera en la zona de Gualeguaychú es donde mejor resiste aunque empeora la situación en todos los cultivos, sobre todo en maíz y soja de segunda. En la publicación aparecen los escasos registros de lluvia.

PRECIPITACIÓN ACUMULADA DEL 24 AL 30 DE ENERO DEL 2018

 

El mes de enero cerró dejando precipitaciones que no se condicen con las marcas estadísticas. Salvando la zona de influencia de Gualeguaychú, es difícil encontrar áreas de la provincia que hayan logrado superar los 50 milímetros, marca que, con buena voluntad, se podría considerar el cincuenta por ciento de la oferta normal. El patrón deficitario que se fue afianzando en el último trimestre del año pasado, comienza a generar una huella en el desarrollo de la campaña, la cual no da demasiado margen para evitar el impacto negativo en los rendimientos.

Durante la última semana del mes y específicamente durante el sábado pasado, algunas tormentas ingresaron por el centro oeste de la provincia y transitaron hacia el este definiendo un corredor con buena provisión de agua, con un máximo sobre el norte de Villaguay. También en las vecindades de Gualeguaychú, tormentas de escala reducida dejaron abundantes precipitaciones.

Este comportamiento inconexo de los sistemas precipitantes se vincula a una atmósfera que en niveles medios y altos presenta una estructura muy estable. Por sectores y en forma aleatoria, las perturbaciones logran quebrar el techo que impone el eje de alta presión y la nubosidad logra un rápido desarrollo. Bajo estas circunstancias aparecen celdas de tormentas con alta carga pluvial y que afectan áreas reducidas. Esto se traduce en una gran disparidad en los milimetrajes, aún entre zonas vecinas.

Como podemos observar en el mapa, en la última semana del mes de enero, prevalecieron los registros menores a diez milímetros o incluso nulos.

Las perspectivas de corto plazo no plantean ninguna solución. El calor se afianza con el correr del fin de semana y las condiciones meteorológicas tenderán a afianzar la sequía. Este panorama puede durar entre siete y diez días más.

ESTADO DE LAS RESERVAS AL 31 DE ENERO DE 2018

 

A lo largo del mes de enero la única zona que se ha mantenido relativamente a resguardo de la seca ha sido el sudeste de la provincia, aunque no en su totalidad. El entorno de la ciudad de Gualeguaychú representa un máximo de reservas para todo el territorio provincial, obviamente no es representativo y lo que marca el paso de la campaña es, lamentablemente, la sequía.

A esta altura de la campaña el año pasado, no se presentaba una situación muy sobrada incluso el centro noreste provincial, estaba en condiciones de sequía. El punto es que la zona donde se desarrollan los cultivos principales no estaba tan hostigada por la escasez de reservas. Esta circunstancia favorable se vio refrendada por un retorno oportuno de las precipitaciones que terminó sumando lluvias que superaron los valores normales. La diferencia de esta campaña es que antes situaciones de partida que no pueden considerarse tan lejanas, las perspectivas de la oferta de agua no reproduce el escenario del año pasado.

Esta descripción pretende definir el escenario de mayor probabilidad para la evolución del mes de febrero. La carga pluvial necesaria para revertir la seca es muy significativa y, como decíamos, no se perfilan soluciones favorables en el corto plazo. El mes de febrero de alguna manera ya hay que pensarlo mirando el desarrollo de la segunda década. No es que las precipitaciones estén descartadas por completo, el punto es que las mismas si se concretan, no serían de un volumen significativo.

Entendemos que el punto de quiebre para la evolución de los cultivos se verá con mayor claridad a partir del próximo informe. Para entonces ya se habrá definido la situación pluvial hasta finales de la segunda década y de alguna manera podremos perfilar qué suerte correrán los cultivos.

DATOS ESTADISTICOS
COMPORTAMIENTO DE LA TEMPERATURA EN LA SEGUNDA QUINCENA DE ENERO DEL 2018

Figura 1: Comportamiento del promedio de la temperatura máxima y mínima en la provincia de Ente Ríos en la segunda quincena de enero del 2018.

La temperatura durante la segunda quincena de enero del 2018 fue muy similar a lo registrado en la primera parte del mes.
Se detectó un total de cuatro días donde el promedio de la temperatura máxima superó la marca de 35 oC (valor obtenido de la red de estaciones meteorológicas automáticas perteneciente a la Bolsa de Cereales de Entre Ríos).

El promedio de la temperatura máxima en estos 15 días fue de 33,8 oC, mientras que el de la temperatura mínima fue de 18,4 oC, lo cual marcó un promedio de amplitud térmica de 15,5 oC.
El día más caluroso de este período se registró el martes 23, donde el promedio de la temperatura máxima se ubicó en 36,8 oC, ver Figura 1.

Figura 2: Duración del estrés térmico para el día 23/01/18 en la provincia de Entre Ríos.

Un factor significativo para analizar es la duración del estrés térmico (cantidad de horas iguales o superiores a los 35 oC).
La duración promedio del estrés térmico para el martes 23 de enero en la provincia de Entre Ríos fue de 5 horas.
El mayor impacto se detectó en hacia el Norte del territorio, donde la duración del estrés se ubicó entre el rango de 6,1 a 9 horas.

CONDICIÓN DE SOJA DE PRIMERA

Figura 3: Condición por soja de primera por zonas en Entre Ríos.

La condición de la soja de primera en la provincia de Entre Ríos durante el mes de enero experimentó un cambio abrupto, el cual se encuentra directamente relacionado por la falta de precipitaciones.
A inicios del mes de enero, el 76 % del área implantada contaba con una condición evaluada entre buena y muy buena, mientras que actualmente este rango se ubica en el 57 %.
Al día de la fecha, se estima que a nivel provincial la condición es la siguiente:
– 8 % Muy buena (expectativa de rendimiento por encima de lo normal)
– 49 % Buena (expectativa de rendimiento normal)
– 39 % Regular (expectativa de rendimiento por debajo de lo normal)
– 4 % Mala (expectativa de rendimiento muy por debajo de lo normal)
Los colaboradores reportaron que la situación es muy variable de acuerdo al lote, cultivo antecesor, distribución y a la heterogeneidad del monto de las lluvias.
Una parte importante del área con soja implantada muestra síntomas de estrés como pérdidas de hojas, flores y vainas. Esto se asocia a un lento crecimiento y desarrollo.
El cultivo se encuentra en etapa reproductiva, se detectan lotes desde R1 (inicio de floración) hasta R4 (inicio de llenado de granos).
En cuanto a la sanidad del cultivo se ha detectado la presencia de chinches, arañuelas y trips, que en algunos casos alcanzó el umbral necesario que justifique el control químico.
En la Figura 3 se puede observar la condición del cultivo por zona.

CONDICION DE SOJA DE SEGUNDA

Figura 4: Condición de la soja de segunda por zonas en Entre Ríos.

El estado fenológico de la soja de segunda se encuentra desde V3 (tres hojas desarrolladas) hasta R2 (plena floración).
El pulso seco también impactó en la condición de la soja de segunda, ya que a inicios de enero el 81 % del área cultivada se ubicaba entre una condición de buena a muy buena y a inicios de febrero este valor se redujo al 46 %.
Los colaboradores informan que en general, la situación del cultivo se presenta con un panorama más complejo. Las escasas precipitaciones afectaron la tasa de crecimiento y el desarrollo de las plantas.
La condición de la soja de segunda a nivel provincial es la siguiente:
– 8 % Muy buena (expectativa de rendimiento por encima de lo normal)
– 38 % Buena (expectativa de rendimiento normal)
– 40 % Regular (expectativa de rendimiento por debajo de lo normal)
– 14 % Mala (expectativa de rendimiento muy por debajo de lo normal)
A nivel de lote, donde existen sectores con suelos de inferior aptitud agrícola (suelos calcáreos), se observa la muerte de plantas.
En otros sitios, la escasa humedad al momento de la siembra no posibilitó la emergencia de las semillas, incluso en lotes que tuvieron resiembras.
Al igual que soja de primera hay presencia de insectos (trips, arañuelas y chinches).
En la Figura 4 se muestra la condición del cultivo por zonas.

CONDICIÓN DE MAÍZ TARDÍO Y DE SEGUNDA

Figura 5: Condición de maíz de segunda y tardío por zonas en Entre Ríos.

El estado fenológico del maíz tardío y de segunda se ubica entre V4 a V8 (cuatro a ocho hojas desarrolladas).
Las elevadas temperaturas junto con las escasas precipitaciones están afectando el normal crecimiento del cereal. Los colaboradores reportan que se observan síntomas de etrés como el envejecimiento prematuro de las hojas basales o bien el acartuchamiento en las horas de máxima temperatura.
Una parte importante de la superficie implantada presenta severos ataques de gusanos cogolleros. En determinados casos ha sido necesaria dos aplicaciones para su control.
En la provincia la condición del maíz de segunda y tardío es la siguiente:
– 4 % Muy buena (expectativa de rendimiento por encima de lo normal)
– 63 % Buena (expectativa de rendimiento normal)
– 31 % Regular (expectativa de rendimiento por debajo de lo normal)
– 2 % Mala (expectativa de rendimiento muy por debajo de lo normal)
En la Figura 5 se observa la condición del cultivo por zonas.
CONDICIÓN DE SORGO 

El estado fenológico del sorgo se ubica desde lotes que están finalizando la etapa vegetativa hasta sitios donde se encuentra iniciando el llenado de granos.
El 80 % del área cultivada cuenta con una condición calificada como buena y el 20 % restante como regular.
Si bien la mayor parte del área todavía refleja una condición aceptable, también se aprecian los efectos del pulo seco, tales como: el acartuchado de las hojas, plantas de pequeño porte con tallos delgados y en algunos casos se observa una rentención de la panoja.

Enjoy this blog? Please spread the word :)