“En la encendida defensa de la lucha contra la corrupción, el procurador terminó autoincriminándose”

Rubén Virué y Darío Carraza son dos abogados con más de 30 años de trayectoria en su profesión y en la militancia política del Partido Justicialista (PJ) y la Unión Cívica Radical (UCR) respectivamente. Ambos analizaron las declaraciones que realizó en procurador General de la provincia, Jorge García, sobre el fin de “la época de la tolerancia a la corrupción”, a sabiendas que hace diez años que ocupa el cargo y las causas contra la corrupción avanzan con gran lentitud.


 

“Creo que la Procuración, la Fiscalía y la Justicia de Entre Ríos deben hacer hincapié en los casos de corrupción en la provincia, en la cual hay delitos muy graves, flagrantes y sin embargo no hay suficientes explicaciones de por qué hay tanta demora desde que esos hechos ocurrieron”, remarcó Carrazza. Por su parte, a Virué le sorprendió que “en el marco de esa encendida defensa de la lucha contra la corrupción, el procurador terminó autoincriminándose. En una parte dice se terminó la época de la tolerancia a la corrupción. Si esa frase es real, es lógica en un funcionario del Ejecutivo que cambia de signo político la gestión, pero no en él”, deslizó.

Darío Carrazza, titular del radicalismo en Gualeguaychú; y el ex secretario de Justicia Rubén Virué – estuvo a cargo de la auditoría que terminó procesando al ex intendente de Larroque (Raúl Rigantti) por sobreprecios en la obra pública-, estuvieron el programa Fuera de Juego (Canal 4 Somos Gualeguaychú) para analizar los dichos del procurador General de la provincia, Jorge Amilcar García.

“Mi preocupación es sobre la lentitud de las causas en Entre Ríos, luego de la magnitud de los hechos denunciados periodísticamente y las denuncias llevadas adelante por los colega Guillermo Mulet y Rubén Pagliotto es algo que a uno le llama la atención la falta de dinamismo, más allá de las declaraciones y los discursos que pueden ser acerados o no, pero sí creo que la Procuración, la Fiscalía y la Justicia de Entre Ríos deben hacer hincapié en los casos de corrupción en la provincia, en la cual hay delitos muy graves, flagrantes y sin embargo no hay suficientes explicaciones de por qué hay tanta demora desde que esos hechos ocurrieron”, remarcó Carrazza.

“El pez por la boca muere”
A su turno, Virué manifestó: “Al procurador lo considero una persona altamente capaz y me sorprendió la declaración por dos cuestiones, una es que en una audiencia de Casación donde el Ministerio Público Fiscal tiene que contestar el embate que la defensa técnica, introduce temas que no tienen nada que ver con el objeto de esa audiencia. Discute cuestiones que no tienen que ver con su marco de competencia, porque si bien hace algunas referencias al caso de Daniel Rossi, otras al caso de Yedro, el diputado Allende, terminó metiéndose con el tema de los Panamá Papers que involucran al Presidente (Mauricio Macri) erigiéndose como un abanderado de la lucha anticorrupción, eso para mí fue una sorpresa, que conociendo su perfil, no me llama tanto la atención. Lo que si me sorprendió es que en el marco de esa encendida defensa contra la lucha de la corrupción, el procurador termina autoincriminandosé”, lanzó el ex funcionario judicial.

Luego, Virué acotó que “en una parte dice que se terminó la época de la tolerancia a la corrupción. Si esa frase es real, es lógica en un funcionario del Ejecutivo que cambia de signo político la gestión. Ahora, cuando la pronuncia el titular, la cabeza del Ministerio Público, miembro del Instituto Constitucional que ejerce la cuestión punitiva del Estado y dice se terminó, quiere decir que antes estaba vigente”, reafirmó.

“Si hubiera sido el discurso de asunción de un nuevo procurador, es entendible, pero hace 10 años que está, entonces mi impresión personal es que terminó autoincriminandose. Esta es la parte que más me sorprendió porque lo reconozco al procurador como una persona altamente inteligente, pero como dice el viejo adagio ‘el pez por la boca muere’”, arremetió.

El aumento de presupuesto no se tradujo en respuestas
Al consultarle por si la reflexión de García amerita al menos un juicio político, Carrazza señaló: “Esto se aplica cuando se va sobre cuestiones concretas y omisiones concretas, en este caso tiene que hacerse un análisis sobre las situaciones y las cosas en concreto. Creo que en general, toda la política debe poner su parte para lograr una gestión transparente, si bien son cuestiones de la Justicia, pero indudablemente que la política tampoco está a la altura de las circunstancias para plantearle a la Justicia cuáles son sus deberes”.

Virué coincido con Carrazza y agregó: “Estamos en una etapa en que la cabeza judicial tiene un deterioro muy importante, sobre todo por la exposición pública de las situaciones generadas el año pasado con el caso (Carlos) Chiara Díaz y Claudia Mizawak. De todos modos no es la primera vez que pasa algo similar. Recuerdo que en 1999, cuando asumió, Sergio Montiel dictó la famosa renta vitalicia que significó la salida de cinco miembros del Superior Tribunal para conformar una nueva mayoría con modificación de las competencias, particularmente en materia de procedimientos constitucionales. No es la primera vez que se echa mano y se produce un desprestigio importante sobre todo de la cabeza judicial del Superior Tribunal de Justicia (STJ)”.

Ambos tienen más de 30 años de ejercicio en la profesión. “En los últimos años se ha incrementado exponencialmente el presupuesto del Poder Judicial. Si tomamos del 2010 al 2017, del 2,15 del presupuesto pasó a 3,87 este año. Tenemos a los miembros del Poder Judicial con los mejores salarios de todo el país, con un incremento en los recursos humanos de forma exponencial, fundamentalmente en el Ministerio Público Fiscal, y esto no se tradujo en respuestas de la justicia hacia la ciudadanía. Si vemos Paraná, el departamento cuenta con 400 mil habitantes, y entre fiscales de coordinación, fiscales auxiliares, de litigación, de flagrancia, violencia de género, tiene 32 más dos procuradoras y un procurador. Es decir, en total son 35 fiscales. La Matanza con cerca de 1,8 millones de habitantes tiene 45 fiscales incluyendo narcomenudeo y el índice delictivo de Paraná no debe distar mucho que el de La Matanza”, comparó el ex secretario de Justicia.

“La semana pasada estuve en un foro en La Pampa y hablé con abogados de Tucumán. Con 800.000 personas en su capital, hay cinco fiscalías y nosotros en Paraná tenemos 35. Sin embargo la ciudadanía se sigue quejando. En el periodo que yo ejercí la Secretaría de Justicia, las mayores críticas que recibí fue en la actuación del Ministerio Público Fiscal, particularmente en Concordia, donde estuve en reuniones con vecinos en la que no se quejaban de la Policía, del poder político, ni de los jueces, la queja apuntaba a los fiscales”, apuntó.

El silencio de los abogados
“Creo que se pueden hablar las cosas con altura, con sentido técnico y se puede exponer frente a la población siempre ávida de estos temas que son muy específicos y señalarlos. Hay muchas personas que ejercen la profesión de abogado a nivel provincial como nacional. Siempre tenemos un problema de involucrarse, es un problema que se ve en el resto de la sociedad. Debemos involucrarnos, de lo contrario estaremos en deuda con la sociedad”, instó Virué.

En el mismo sentido, Carraza explicó: “Esto suele suceder porque el abogado es una persona que se contrata para que haga peticiones ante la Justicia, y muchos tienen temor que si dan su opinión referida a la Justicia tengan luego problemas”.

“Luis D’Elía fue condenado luego de 14 años de la toma de una comisaría. Un homicidio lo juzgamos en seis meses, un robo en flagrancia lo juzgamos en 48 horas y ¿cuál es la diferencia entre un robo en flagrancia que irte de shopping en un avión pagado por los contribuyentes? ¿En robar en un hospital, en una vivienda? Porque la corrupción se mete con las necesidades como el transporte, la vivienda, la salud porque es en esos lugares en donde más puede medrar”, manifestó por último.

Enjoy this blog? Please spread the word :)