En términos sanitarios Larroque es como un barrio de la colapsada Gualeguaychú


Con el 87 % de ocupación de camas de terapia intensiva en la cabecera departamental, es clave entender el estricto cuidado individual que se debe tener en nuestra ciudad para evitar la situación de enfrentarnos a una dificultosa respuesta de los servicios de salud.

Salvando las distancias, la ciudad de Gualeguaychú y sus localidades satélites, incluyendo las del departamentos Islas del Ibicuy, son como el Área Metropolitana de Buenos Aires. Lo que pasa en una termina repercutiendo en las demás, y como en el AMBA, en nuestros pequeños o medianos conglomerados la circulación del virus es o puede ser permanente y basta conque se den las condiciones para que la pandemia cauce estragos.

Por eso, bajar la guardia o subestimar las consecuencias directas e indirectas que causa el coronavirus, es comprarse un ticket de viaje con destino abierto, y el tour puede empezar en una reunión familiar o de amigos, seguir en el test o en el positivo por nexo y terminar en los abarrotados hospital o clínicas de Gualeguaychú o lo que es peor, en la lista de espera.


Porque, como dijo Tarragó Ros » no se sabe dijo Chavez, a quien le puede tocar» y con que intensidad. Está claro que los grupos de riesgo son los más amenazados por el covid, pero tenemos tristísimos ejemplos de personas muy jóvenes «con toda una vida por delante», en los que el virus ha hecho estragos y llevado a la muerte.



 

Por eso, si no podés eludir una reunión social, que sea al aire libre y sin compartir elementos, y si es en lugares cerrados, que estén ventilados y usar barbijo. El lavado de manos y los dos metros entre personas deben ser comunes tanto en espacios abiertos como bajo techo. De acuerdo al historial de casos positivos que se verficiaron en la ciudad, (más de 250) la mayoría -cerca de un 90 %- corresponden a contagios producidos en reuniones familiares, de amigos o contactos estrechos ocurridos dentro de recintos cerrados.

Descontextualizar nuestras acciones de lo que pasa en la región, es asumir un riesgo gratuito e innecesario que nos puede resultar caro