En tres semanas fue notable la mejora en las reservas de humedad


 

Las lluvias caídas a partir del 10 de marzo transformaron el mapa provincial del suelo que pasó de sequía extrema a tener reservas adecuadas u óptimas en la mayor parte del territorio. El cambio más rápido y profundo se dio en el sudeste, que en menos de dos semanas revirtió el déficit gracias a las lluvias torrenciales que registró.

En cuatro imágenes emitidas por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos se puede observar el contraste entre la situación de sequía que agobiaba a toda la provincia hace apenas tres semanas y hasta el 17 de marzo en nuestra región, y la actual, con niveles normales de reservas, gracias a las tres últimas precipitaciones registradas y especialmente a las de la semana pasada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


 

El ente privado consigna que el balance hídrico presenta un mapa que lamentablemente no vimos durante la mayor parte del mes de febrero y comienzos de marzo. Este mapa “atrasa” respecto de las necesidades hídricas de los cultivos de verano. La condición de humedad se ha modificado sustancialmente desde el comienzo de la segunda quincena del mes, momento en que los sistemas frontales quedaron libres de circular hacia el noreste del país, promoviendo una mejora sustancial en la oferta de agua.

Este mapa es elaborado a casi una semana de que se observaran las últimas precipitaciones y si bien los suelos seguramente se han oreado de los excesos temporarios que pudieron aparecer, la situación remanente es un vasto predominio de reservas adecuadas, con algunos bolsones donde la disponibilidad de humedad es óptima.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Seguramente hay sectores de Victoria y Gualeguay donde aún se presentan inconvenientes para el tránsito en los caminos rurales, sin embargo este cambio en la oferta de agua era muy esperado en todo el sector para comenzar a salir del extendido proceso de sequía que afectó la zona a durante el verano. Como contraparte, algunas zonas del este todavía no recuperan a pleno sus perfiles de humedad.

Ingresamos en una etapa en que las labores de cosecha pasan a tener prioridad. En este sentido, es muy favorable que las lluvias hayan tenido una pausa. No obstante esto, las condiciones de humedad pueden ser elevadas para las labores de recolección durante las próximas jornadas, incluso pueden darse madrugadas con nieblas y neblinas, algo que no es ajeno a la época del año.

Posiblemente volvamos a un patrón más seco durante los primeros diez o quince días del mes de abril, pero estimamos que el proceso de recarga de los perfiles para la fina tendrá buenas chances de continuar en la segunda parte del mes, algo que comenzará a definir el escenario para las siembras.