Falleció Antonella: “Vuela alto mi niña ya sos un ángel”, expresó su mamá

La madre de la pequeña que luchó contra la leucemia y había recibido un trasplante de médula confirmó este lunes por la mañana la triste noticia. “Vuela alto mi niña ya sos un ángel”, expresó junto a un video.

Natalia Bazán, la mamá de Antonella, la pequeña que luchó contra la leucemia, que recibió un trasplante de médula y que se encontraba en estado extremadamente crítico, confirmó poco después de las 10 de este lunes la tristísima noticia: El fallecimiento de esta pequeña guerrera, que luchó a brazo partido contra esta tremenda enfermedad. “Vuela alto mi niña ya sos un ángel”, expresó.”Acá estamos, agarrados de tu manito hasta el último suspiro. Mi amor, tu cuerpito se cansó, luchaste mucho siendo tan niña”, escribió este lunes, poco antes de las 6 en su perfil de Facebook.

Que su sufrimiento no sea en vano

A los 8 años, a Antonella le diagnosticaron leucemia mieloide crónica y desde julio de 2016 estuvo internada en el Hospital Garrahan. Esperó casi un año para recibir un trasplante de médula. A principios de este año apareció el donante y en mayo se concretó el trasplante.

Sin embargo, dos meses más tarde corroboraron que continuaban los rastros de leucemia en su organismo. En ese momento comenzó su nueva lucha. Dio batalla a brazo partido, siempre con el incansable apoyo de toda su familia, pero fundamentalmente de su mamá, quien estuvo a cada momento a su lado.

En la víspera, cuando ya se advertía que el estado de salud de esta pequeña guerrera era irreversible, Natalia Bazán pidió que las lágrimas de su hija no sean en vano “que su sufrimiento no sea en vano. Por momentos le digo: ‘Anto no te vayas’, y después la veo así sufriendo y no sé qué es mejor”.

“Hablo porque quiero pedirle a la gente que pase lo que pase con Anto, que toda esta lucha y sufrimiento, no sean en vano”, pidió.

Luego explicó que “cuando a un chico le agarra cáncer, leucemia, el trasplante no es toda la solución. Cuando a mí me dijeron que mi hija tenía leucemia, me explicaron que lo único que la podía hacer vivir era un trasplante de médula. Nunca pensé que esto iba a ser así. Pensé que llegaba el trasplante y Anto se iba a curar, pero lamentablemente no es así. Esto pasó con Anto y con muchos chicos más”.

Su mamá confesó que “Anto fue feliz a pesar de su enfermedad”.

Enjoy this blog? Please spread the word :)