Inolvidable momento de Títo Olivera y músicos larroquenses en Paysandú

Junto a su hijo Damián, Diego Correa y Ricardo Fiorotto, el canante larroquense participó del homenaje a Eduardo Franco. Fue el jueves en la ciudad natal de la voz inmortal de Los Iracundos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.



 

Si hay en vida un momento en que se puede tocar el cielo con las manos para un cantante, Tito Olvera caminó por las nubes de la emoción quizá como nunca antes.
 

 
En el relato en formato de audio que no envió y en lo que publicó en su cuenta de facebook, refleja esos puntos altos donde el corazón suelta un galope que abruma y marea, y que transforma los momentos vividos en increíbles, como sacados de un sueño.

Pero Tito estuvo ahí, pellizcándose y comprendiendo que era protagonista de un momento inolvidable, bien acompañado de sus laderos, Damián, Pototo y Diego, el oriental que jugaba de Local. También estaba «Panchi» Cosso, el mítico conductor de «Prohibido Fumar» gestor de la presencia larroquense en el homenaje y «speaker» ocasional.

 

 

La actuación del grupo rompió las barreras, si es que las hubo, de un público que era calificado como poco demostrativo, pero que se dejó llevar por el espíritu Iracundo, un idioma que entendieron los sanduseros, es decir los nacidos en Paysandú que son los custodios de la historia y los secretos de Eduardo Franco, pero también el resto de los asistentes a este encuentro entre los que había chilenos, peruanos, argentinos y hasta representantes de la colonia latina en Estados Unidos.

Tito describe como algo mágico el encuentro con María Karlowicz (Dana), la esposa de Eduardo Franco y con la hija de ambos. Contó que Dana le confió que la emoción que le despertó el homenaje la hizo volver a llorar y eso es el mejor premio que nuestro cantante se podía traer de Uruguay.

El audio de Tito es imperdible, lo mismo que el video donde suena, «Yo quiero ser un trunfador». Tito cuenta en primera persona lo que vivieron y lo que sintieron y saca a la luz un anécdota curioso que describe como nació la canción «O me voy o me quedo».