Irazusta: Betina Hilt, de última Presidente de Junta a primera Presidente de Comuna


La abogada y dirigente de CREER concretó el paso histórico que dio la localidad al asumir por primera vez la presidencia de la comuna de primera categoría.

 

El 11 de diciembre marca un antes y un después en la vida institucional de Irazusta. La abogada Betina Hilt, presidente de la Junta de Gobierno desde 2015, fue reelecta con la Ley de Comunas ya vigente desde el año pasado, por lo que asumió el cargo que le confiere ser la titular del ejecutivo y a su vez del órgano deliberante, que cuenta con 8 concejales, 5 del oficialismo y 3 de la oposición.

Nuevos derechos y responsabilidad vienen de la mano de la ley que se aprobó en la provincia en noviembre del año pasado y se reglamentó en diciembre bajo la ley 10.604. Las pequeñas localidades que pasaron a ser comunas se independizan del Ministerio de gobierno y de la dirección de junta de gobierno y pasan a tener autonomía política, administrativa y económica y pasarán a financiarse a través de la coparticipación con el 1% los impuestos provinciales y del 1% los impuestos nacionales.


En ese sentido el 11 fue un día casi fundacional, porque además de comenzar de cero en muchas cosas, los vecinos sabrán que progresivamente la localidad contará con más recursos para atender las necesidades propias del funcionamiento en cuanto a los servicios esenciales, pero también deberá fijarse una tasa impositiva local, que complemente los aportes que llegarán desde provincia y nación.

La ley de comunas establece que serán de primera o segunda categoría de acuerdo a la cantidad de habitantes y de kilómetros de superficie que abarca el área de jurisdicción. En el departamento Gualeguaychú dos juntas de gobierno fueron declaradas comunas, Irazusta y Aldea San Juan, mientras que en la provincia se crearon 55 en total.

«Deberemos generar el financiamiento para poder cumplir con las obligaciones porque somos entidades autónomas» afirmó la flamante presidente comunal.


En su discurso Hilt puso de manifiesto el orgullo de haber dado el paso institucional. Desde que fue electa, en junio hasta ahora, tuvo tiempo de pensar las palabras que iba a pronunciar en su reasunción y muchas veces pensó en escribirlas o armar unos apuntes, pero al final, las emociones del paso a dar y toda la carga que eso trajo, dio paso a lo que el momento dictara.

«Les dije que iba a hablar con el corazón, porque me parecía que esa era la manera en la que yo iba a llegar las más a ellos» recordó. Así habló del honor «que el pueblo me había dado», que pasaba de ser la última presidente de junta de gobierno de Irazusta para ser a partir de este miércoles 11 de diciembre, la primera presidente comunal».

En esas frases se resume lo que quizá sea el cuarto hito de la historia institucional irazustense luego de la fecha de fundación del 18 de octubre de 1911, de la formación de la primera junta de gobierno en 1973, designada por el gobierno provincial y de la primera vez que el pueblo pudo elegir a sus autoridades en 1987.

En sus palabras, Betina Hilt resaltó «el compromiso y la responsabilidad por la vida de mi pueblo y la particularidad que tenemos nosotros. Yo digo que todos los pueblos tienen sus condiciones de fortaleza y lucha pero nosotros la tenemos aún mayor».

Entre los temas traumáticos que marcan esa manera de ser, está el de la ruta, las inundaciones y las cuestiones y necesidades incumplidas e insatisfechas. «Aún así yo digo que de los cuarenta y tantos millones de argentinos que tiene este país, haber nacido en Irazusta es un milagro y vivir acá es un privilegio, y sobre esa base tenemos que trabajar y estar felices y salir adelante recuperando las cuestiones que nos faltaron, cumpliendo las necesidades insatisfechas y trabajando fuerte para cada día ser mejor» remarcó la mandataria.

En ese contexto, la meta de la ruta 51 vuelve a ser una vez más, fuente de expectativas positivas después de enésimas frustraciones. Ahora, con Pitón trabajando a pleno, la esperanza vuelve a tomar cuerpo, y a eso se le suman las obras complementarias del proyecto, como asfaltar el acceso y sectores internos de la localidad y la iluminación, hay margen para ilusionarse.

La presidente también sostuvo en su discurso de asunción que «la nueva organización institucional, el concejo deliberante, contar con presupuesto y todo lo que conlleva ser comuna, «crean bases firmes y sólidas para trabajar por un futuro -como lo hicimos en la Junta- pero de manera más consolidada, con todos los vecinos y vecinas, con las instituciones de nivel local y que a eso lo íbamos a hacer juntos, como pueblo, que es la manera de salir adelante y sobre esa base y vamos a trabajar».