Jugar con fuego: El peligro de relajarnos ante la pandemia


El covid no se fue y aunque la ciudad tiene pocos casos y una tasa de contagio muy baja, el peligro de bajar la guardia nos pone en riesgo a todos y en especial a la población más vulnerable.

 

Con muy pocos contagios por semana y la ampliación de los permisos, dependerá -como siempre- de la conducta individual para que Larroque no vuelva a tener una alta propagación de coronavirus.

Con cierto estupor, usuarios de redes sociales dan cuenta de la contradicción en permitir reuniones sociales más numerosas, espectáculos a cielo abierto de hasta 500 personas y ahora, aforos del 50 % en salas de teatro o cine, mientras que los actos de colación solo se habilita que concurra el egresado y sus padres. Ni que hablar del parcial retorno a clase, reservado a los grados en egreso, por el que no todos optaron.


Más allá que los órganos que deciden una cosa y la otra son diversos y pertenecen a diferentes áreas del estado municipal o provincial, suena mucho más sensato la limitación impuesta a los actos de colación, que todo lo otro.

Quizá, la confianza en que el verano y especialmente el calor, pueda acortar la supervivencia del virus sobre las superficies y que el mayor tiempo al aire libre, es decir, estar menos encerrados sea beneficioso, anima a tomar decisiones de mayor apertura.

No obstante, si comparamos las medidas tomadas al principio de la pandemia bajo el contexto del temor ante lo desconocido, y el actual nivel de libertades, pareciera que estamos parado en un temerario extremo, que tenemos el fósforo encendido y el bidón de nafta bastante cerca.


Pero el experimento puede salir bien si tomamos todas las precauciones indicadas por las autoridades sanitarias. Habrá que ver como resulta el inevitable contacto de los adolescentes, favorecido por los eventos permitidos.

El asunto está que esa franja etaria no vive sola, sino que conviven con los grupos de riesgo y Larroque ya ha tenido fallecidos que lamentar a causa del covid. Entender eso servirá para que la comunidad y todos los grupos de edades que la conforman se sigan cuidando y mucho más ahora. Dios nos proteja