La Biblioteca avanza en los últimos trámites para tener su sede propia

El 15 de enero se reunirá en asamblea extraordinaria de socios para presentar la propuesta de compra de una casa ubicada en calle Juan Pablo Olivera. La operación inmobiliaria se encaminó luego de acordar con un privado la permuta del terreno que la institución tiene sobre calle Islas Malvinas, en parte de pago. El monto se completó con lo que aportó la Cooperativa de Agua Potable, el Municipio y donaciones de vecinos. En marzo se produciría la reapertura.

 

Una actividad de 2017 en la sede de calle 25 de Mayo.

En pocas semana la Biblioteca pasó de la incertidumbre y la preocupación a acariciar el sueño de la casa propia. En noviembre recibió un informe técnico sobre el estado del edificio de calle 25 de Mayo que obligaba a cerrar las puertas ante el riesgo que existía para la seguridad de las personas que concurrían. La construcción, una de los más antiguos de la ciudad, tiene problemas estructurales importantes y hasta la instalación eléctrica es una amenaza que puede recaer en la responsabilidad civil del propietario, es decir, la Cooperativa de Agua Potable, y el organismo habilitante, en este caso, el municipio.

Casualmente fueron estas dos últimas instituciones las que le dieron un fuerte impulso al proyecto para que la Biblioteca deje de alquilar y pase a ser propietario de un inmueble. En realidad, vienen a ser intermediarios entre la comunidad y la “Juan Baustista Alberdi” porque ambas reciben aportes de los vecinos, ya sea en el pago del servicio de agua potable o en el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

A su vez a la municipalidad le cabe un rol protagónico clave, porque además de la decisión de Darío Benedetti de aportar parte del dinero para solventar la diferencia y completar la compra del inmueble de calle Olivera, fue el estado municipal el que en el año 2010, durante el primer período de gobierno de Raúl Riganti, le donó el terreno de 1.824 metros cuadrados ubicado en Calle Islas Malvinas, en pleno barrio “Las Ranas” que fue tasado como parte de la operación inmobiliaria, en un millón de pesos. Ese predio se ofertó a varios potenciales inversores, con el fin de obtener el dinero con el que hacer frente a una inversión, pero nadie se interesó por la compra. La permuta fue la llave que abrió la puerta hacia la solución.

Aquel informe negativo por parte del especialista en seguridad que asesora al municipio, con el que la Biblioteca cerró de un modo inesperado un año colmado de festejos por haber cumplido sus 90 años, precipitó las decisiones que le dieron forma al negocio. La conferencia de prensa en la que se informó la decisión de cerrar la atención al público fuer el punto de inflexión a partir de cual se analizó un abanico de soluciones entre las que se analizó alquilar, solicitar un edificio en préstamo y hasta buscar la forma de construir en el terreno, ahora permutado, que hubiera obligado a gestionar fuentes de financiamiento, retrasando la reapertura y poniendo en riesgo el material bibliográfico.

Después de eso comenzó a gestarse el sueño que pasó a ser realidad a partir de movilizar la solidaridad institucional y la de las personas que se encuadraron bajo la figura de socios benefactores, quienes realizaron aportes extraordinarios, de hasta 10,000 pesos. Incluso, la inmobiliaria que ofició de interlocutor entre las dos partes donó sus honorarios. Así “el número” se fue acercando al valor del inmueble en vista que se completó con un gesto de su propietario, quien cedió unos 50.000 en sus pretensiones iniciales.

Con la casa que comprará la biblioteca todo se simplifica y según explicó Daniela Churruarín, miembro de la comisión directiva, se podrá ocupar en cualquier momento, ya que está en óptimo estado. Además tiene mayor superficie construida que el actual edificio y un terreno en el que se pueden proyectar otras dependencias, entre ellas, hasta un patio interno o una biblioteca de jardín. “Son 180 metros construidos y aparte 170 metros de terreno” describió.


J.P. Olivos (Olivera), la calle donde se mudará la biblioteca

Quizá la nueva sede contraste bastante con el formato del edificio que la entidad ocupó hasta noviembre y donde aún se almacenan los libros. En realidad, las bibliotecas populares de la provincia, en su mayoría, funcionan en locales que fueron domicilios en los que habitaron familias, salvo en casos muy puntuales en los que se han construido edificios “a medida”. “La municipalidad ya dio la habilitación y eso es muy importante” señaló Churruarín.
El edificio de calle Olivera es más bajo a lo que estábamos acostumbrado, sin duda, “pero todo entra perfecto y vamos a tener todo dividido en salas” afirmó la dirigente.

Se cree que en marzo se realizará la reapertura de la biblioteca, eso depende de la aprobación de la Comisión directiva y de la asamblea extraordinaria de socios, lo que seguramente se producirá el 15 de este mes cuando se presente y analice la mejor propuesta que se ha podido encontrar. Esa reunión estará presidida por Jorge Pesaro, el presidente de la Federación de Bibliotecas Populares de Entre Ríos (FEBIPOER) y Vocal en Conabip.

Si es así, -todo indica que si- al otro día comenzará la mudanza. Luego de afianzarse en la nueva sede, quizá haya tiempo y recursos para pensar en reformar el acceso y colocar una puerta más amplia.

Pero ese es parte de los cimientos que comenzó a sentar Faustino Suárez hace más de 90 años y que después de mucho tiempo y de haber acumulado más de 20.000 libros, se ha hecho pared, techo, ventanas y puertas que atesoran y a su vez abren hacia todos la cultura y el saber.


La asamblea

Larroque 21 de diciembre de 2017

Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi de Larroque

C O N V O C A T O R I A
Se convoca a los Señores Socios de la Biblioteca Popular Juan bautista Alberdi de Larroque a la Asamblea Extraordinaria que se celebrará el día 15 de enero de 2018 en el Honorable Concejo Deliberante de la Municipalidad de Larroque a las 19 hs. para tratar el siguiente orden del día:

 

1.       Constitución de la asamblea  extraordinaria con la presencia de la Comisión Directiva y Asociados presentes.

2.       Presentación de  la propuesta de compra de inmueble con destino al funcionamiento de la biblioteca como casa propia.

3.       Votación por parte de los asociados y veredicto final.

 

 

______________________                                                        _______________________

Toloza, Susana B                                                               Gastrell, Dora Amanda

Secretaria                                                                                  Presidente