La emoción de Paolo al revivir el triunfo ante Colón y agradecer el apoyo larroquense

El ex Central Larroque, uno de los grandes protagonistas de la noche paranaense, se hizo tiempo para saludar y agradecer a su familia y amigos y a todos los larroquenses que están pendientes de su carrera deportiva.

 

 

 

Paolo sueña despierto, anoche hizo historia al anotar en la agonía del partido que -luego en los penales- definió al rival de River en la Copa Argentina. «Un sueño realmente poder pasar a la semifinal y jugar nada más y nada menos contra River, contra este River» fue lo primero que dijo anoche a Periódico Acción desde el colectivo que lo llevaba de regreso a Buenos Aires.

Después, describió: «el partido fue durísimo, arrancamos ganando y nos empatan rápido, se ponen en ventaja y estaba complicado. Después en el complemento nosotros, con nuestras herramientas intentamos, tuvimos nuestras chances, ellos tuvieron las suyas. Era un partido abierto, pero bueno, este equipo se destaca por nunca bajar los brazos, por la entrega, ante la adversidad nos hace más fuertes y sabíamos que alguna nos iba a quedar y no podíamos perdonar. Por suerte me tocó convertir nuevamente y sirvió para para ir a los penales» revivió.

 

La cuota de dramatismo
Sobre el momento en que parecía que la ilusión de desmoronaba, comentó que «en los penales me tocó errar, pero zafé, porque pasamos Igualmente, sufriendo. parece que nos gusta sufrir, y yo le di la cuota de sufrimiento en los penales. Sinceramente me quería morir porque sabía que este equipo había entregado tanto, que se quedará afuera así era algo que no lo merecíamos realmente».

De fondo se sentía la sirena del patrullero de la policía que escoltaba el colectivo que salía de Paraná y en ese contexto, «bajando un cambio» luego de la euforia, expresó la felicidad del grupo, «porque nadie me daba nada por nosotros y nos encontramos en una semifinal de copa. para mí sinceramente un sueño».

Como siempre se acordó de Larroque: «Mando un abrazo grande, abrazo para para todo el pueblo que es increíble cómo me apoya, cómo me hace llegar sus saludos, lo que sintieron a la hora que yo convertí, a la hora que pasamos, te hace sentir muy bien, esas cosas no tienen precio. Es cuestión de disfrutar porque estas cosas en el fútbol no pasan seguido, a mí sinceramente no me pasó nunca. La alegría que tengo yo, mi familia, mi amigos que son los que están siempre, cuando a uno no le salen bien las cosas de la vida, son los que están siempre. Esto es para ellos».