La historia de “70 motos y un avión” y su solidaridad con el hospital San Isidro

El médico larroquense Gustavo Taffarel, radicado en la ciudad bonaerense de 9 de Julio, forma parte del grupo de personas que trajeron una importante donación de medicamentos al hospital San Isidro, Nos cuenta de la reunión fundacional que dio origen a “70 motos y un avión”.

 

70motosg

Gustavo y la bandera con el logo del grupo.

Con una reunión de muchas motos iguales a las que se pueden ver en el Dakar, el 26 de abril de 2014 nació, sin querer, 70 motos y un avión. “Fue a partir de un grupo de 3 o 4 personas que un viernes en un café no organizamos para ir a conocer una pulpería” cuenta el larroquense Gustavo Taffarel. “Eso fue creciendo minuto a minuto y al día siguiente era una multitud que íbamos en camino hacia Bolivar, donde se encuentra la pulpería Mira Mar . Uno de los tantos que se había enterado y quería venir, pero su moto no era para andar por esos caminos, se vino en un avión”.

“Cuando llegamos todos a la pulpería no se podía creer de la multitud que éramos. El dueño de casa me decía: me reservaste para 15 o 20 personas, y acá hay más de 80 (algunos también fueron en auto). Al margen de esta bienvenida la pasamos de 10 con guitarreada incluida. Y una persona sacó una foto del frente de la pulpería y se ven 70 MOTOS Y UN AVIÓN. Y así nace el grupo que hoy está recorriendo el mundo con su bandera por distintos integrantes”.

motosavion

La foto del avión y las motos en la pulperia

Queda claro, por lo que cuenta Gustavo, que lo que nació en la charla de café se fue agrandando hasta convertir a ese boliche de campo en un centro de convenciones para cada vez más motoqueros, pilotos de avión y otros insólitos componentes: “Mira Mar es una pulpería declarada de interés público por la legislatura provincial, que queda a 30 kilómetros de Bolívar y 70 de 9 de Julio. El año pasado a fin de año nos juntamos 249 motos, 5 aviones, un helicoptero, un cuatri del Dakar y 4 paracaidistas de La Pampa. Este año nos juntamos el sábado 12 de diciembre”.

La misión en dos ruedas a Larroque
Taffarel explicó que en uno de los encuentros en este invierno pasado en Villa General Belgrano, “a mi se me ocurre -ya que andamos paseando por el país- porque no realizar algo solidario. Fuimos 4 días a Córdoba y San Luis y el último día le transmito la idea de ir a Larroque a donar medicamentos al hospital de la ciudad donde nací. Por cuestiones de trabajo y tiempo fuimos acomodando la fecha hasta este 14 de noviembre”.

Aquella idea del larroquense derivó en lo que se concretó el sábado pasado: “Llevamos 32 bolsas grandes de medicamentos que en dinero realmente representan un monto importante” cuenta Gustavo. “Me llevó 5 meses juntarlos. Junto a Pedro, uno de los integrantes, y mi hijo Tomás estuvimos 5 horas seleccionando y embalando. Todos los productos eran de reconocidos laboratorios, ningún genérico de dudosa fabricación. Antibióticos, antiinflamatorios, antihipertensivos, para la diabetes tipo II, para enfermedades coronarias, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, artrosis y decenas de enfermedades más. También llegó a Larroque un cardiólogo y un psiquiatra Julián y Eduardo respectivamente. Además vinieron comerciantes y profesionales en el grupo”.


Su vida en el centro de la provincia de Buenos Aires 

En una pausa de la guardia médica Gustavo nos cuenta que es especialista jerarquizado en medicina interna. (clínica medica), especialista en terapia intensiva donde estuvo 7 años como jefe de servicio del hospital Provincial Julio de Vedia de 9 de Julio.
“También desarrollo guardias en terapia intensiva en el hospital de Bolívar y de Carlos Casares ciudades cercanas a 9 de Julio, que es donde vivo. También trabajó en la clínica Independencia de 9 de julio, más el consultorio particular dos veces a la semana. Soy hemoterapeuta y jefe del servicio de hemoterapia del hospital de la ciudad de Carlos Casares, lo que antes se llamaba Banco de sangre”.

De su visita a Larroque comentó “En mi consultorio recibo los medicamentos que fui juntando, hacer eso para mi ciudad era algo que tenía pendiente desde que me recibí de medico. Devolver de alguna forma lo que parte de la sociedad de larroque me brindó en mi educación y en mi formación como persona”.
Me comunique con mis padres para saber quien era el presidente de la cooperadora del hospital
Me contaron que era Darío Benedetti y así fue que me comuniqué con el vía telefónica y le conté la idea que realmente fue recibida con gran alegría.

Todos los amigos moteros quedaron sorprendidos y agradecidos de la gente macanuda del pueblo
Y también agradecidos con la bienvenida de todos los integrantes de la cooperadora, y de la colega directora del establecimiento Alejandra. Ni hablar del asado que nos hicieron mis viejos “Fonchi” y Juanita el sábado por la noche”

Enjoy this blog? Please spread the word :)