La lluvia dejó entre 20 y 40 mm y cambió el panorama de corto plazo


Fue un segundo alivio por segunda vez en la semana y ahora hay una mínima perspectiva de clima inestable para este domingo. Foto: Ruta 51/Gabriela Marchesini

 

Algo cambió, ya no es lo mismo que hasta hace cinco días en que el calor castigaba a los cultivos en desarrollo y hacía demorar la siembra de soja en la zona. Ahora, aunque el calor va a seguir presente, las lluvias del miércoles y la de este sábado -que sumaron cerca de 55 mm en total- abren una tregua de humedad que permite salir de la urgencia y pensar en una entrada a diciembre en mejores condiciones.

Casi toda la provincia recibió chaparrones que acumularon valores siginificativos, en el departamento Gualeguaychú fluctuaron entre los 30 y los 40 mm, y en otras regiones, la oscilación fue más importantes con pluviómetros que juntaron hasta 50 mm, como ocurrió en localidades de los departamentos Victoria, Paraná y Federal.


La lluvia es una buena noticia para el maíz entrerriano y en especial el que crece en nuestra zona, que si bien estaba sufriendo, presentaba un desarrollo discreto. Las primeras proyecciones indican que la superficie cultivada con maíz de primera en Entre Ríos se sitúa en 360.000 ha, un 6 % (23.000 ha) menos que en relación al ciclo 2019/20.