La misma canilla, helada, siete años después

«Nunca laves el mantel», dice la canción de Aldo Monges, como la manera de mantener vivos los recuerdos de los momentos que originaron las manchas que lo adornan. «Dejá que la canilla gotee» sería el título de la canción no escrita que surge de ver la foto.

Sin la persistencia de la gota y del frío bajo cero, la estalagmita de hielo no se formaría y nos hubiéramos privado de que la curiosa instantánea se repitiera, siete años y un mes después.