La obra de Nazareno Molina empieza a ser aclamada en teatros de todo el país

Una espina en el Zapato llenó dos teatros en Río Cuarto y General Deheza y próximamente se presentará en otras localidades de Córdoba y en la capital de esa provincia. El alegato sobre el Mal de Alzheimer que atraviesa el argumento del guión escrito por Molina, ha servido para concientizar sobre la enfermedad y le ha valido un reconocimiento que refuerza la trayectoria dramaturgica del larroquense.

 

 

A esta altura ya no sorprende que Nazareno Molina siga en ascenso y eso se explica por su espíritu emprendedor y su talento

. Con «Una espina en el zapato» conquista al público que le agradece enfocarlos en un tema que si bien tiene más difusión en los últimos años, por medio del teatro ingresa en otra dimensión y se lo entiende de un modo práctico y dramático a la vez.

Nazareno señala que la obra que la semana pasada pasó por Córdoba «es para reflexionar, para identificarse y para transformar lo que aún se puede» Esas mismas palabras pronuncia cuando termina la función y asegura que, «en definitiva es lo que creo y el éxito de esta obra, después de más de 20 qué he escrito, se debe justamente a que la gente se ve identificada y precisamente eso hace que se difunda y se expanda».

Y más allá del presente exitoso y el futuro promisorio, Nazareno comenta que «la verdad que estoy muy sorprendido por lo que ha ocurrido con este espectáculo, hace tres temporadas que estamos en Avenida Corrientes. Este año nuestro desafío fue mayor porque nos ofrecieron hacer sábados y domingos, así que estamos más que orgullosos y contentos, y más sabiendo que nuestro país está pasando por una situación bastante difícil -sobre todo en la parte cultural- así que no tengo más que palabras de agradecimiento a toda esa gente que nos apoya, a los medios y por supuesto el público».

Luego de su paso por el interior cordobés, señaló que venimos de una gira exitosa en Río cuarto en donde 500 espectadores vieron la obra y dónde quedaron 200 personas aproximadamente sin entradas y lo mismo en General Deheza con gente que no pudo comprar una entrada porque ya estaban agotadas y por eso quedó la promesa de volver».

A su vez remarcó que «ya se han conectado personas de otras ciudades como General Cabrera, Villa María y la gente de Alma de la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer de Córdoba capital, con quién estamos en tratativas para la próxima gira en esta provincia». Además recibimos la propuesta de Santiago Del Estero, también ahí vamos a estar pronto y en esta semana que viene vamos a estar firmando el contrato para lo que queda del año en el teatro Buenos Aires».

Expresó que «me siento muy afortunado de hacer lo que me gusta -vuelvo a repetir- en estos tiempos tan difíciles y hacerlo exitosamente y que la gente responda y sobre todo también llevar este mensaje y concientizar sobre una enfermedad que es tan compleja y de la que no hay tanta difusión».

Pero el futuro como dramaturgo, según comentó, le tiene buenas noticias ya que informó que la productora que compró los derechos de «Una espina…» para ser puesta en escena en Panamá «ha quedado tan feliz con el éxito y me ha propuesto comprar otra obra y ya le he entregado el material para que ella escoja qué obra quiere hacer.

Finalmente envió «un abrazo enorme para todos los larroquenses, que siempre están ahí con palabras de aliento, con «buena vibra».  Seguimos en contacto por supuesto entre las redes y los medios que siempre están»