La serenata cumplió su recorrida y despidió el año a lo grande

Desde el 2000 cumplen el ritual de ponerle un moño al año que termina, al ritmo de balsecitos, chamamés y alguna otra vieja melodía.

 

Ellos empapelan Larroque de esa mezcla de alegría y nostalgia que da la música y el hecho de cerrar un año que como todos tuvo buenas y malas, y los vecinos -no todos- le devuelven la gentileza y les tapizan el acopladito con botellas de toda clase, cosecha y sabor, que como “zapallo en carro”, se acomodan solas.

El año pasado no pudieron estar, la lluvia les suspendió la gira como ha ocurrido en dos o tres ocasiones desde que en el año 2000 salen a exorcizar el año viejo a fuerza de guitarras, órgano y acordeón.

Abelito, Roque, Omar, y los Ricardos, con Elvio en el sonido y el personal municipal a cargo de pasearlos, formaron un conjunto que por más de tres horas iluminó la antepenúltima noche de 2017. Salud!!!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.