Las motivaciones de Daniela Churruarín de su libro a María Esther

La autora de Invitados al Paraíso de María Esther de Miguel dio algunas de las pistas que forman parte de su trabajo que presentará este sábado.

 

 

Para Daniela, como en el caso de la mayoría de los larroquenses, María Esther de Miguel era esa mujer extraña, menuda, que se la veía muy de vez en cuando en Larroque y que hasta vestía de un modo inusual para los usos y costumbres pueblerinas. Además no era normal ver a una mujer mayor en bicicleta y de sombrero, lo que acentuaba esa atmósfera cautivante y exótica que la envolvía siempre.

Esa “ocasionalidad” con la que se refugiaba en su casa, no impedía, por cercanía geográfica, que sean consideradas vecinas y que con el tiempo y la pasión literaria como común denominador, ambas estuvieran unidas por un destino similar, las dos escritoras y ahora, una investigando las huellas que la otra dejó en el mundo de los libros y de la cultura argentina.

“Para un niño esas cosas quedaban grabadas a fuego” indica Daniela quien además resalta como hecho insignia, lo que terminó provocando el gesto de desprendimiento de María Esther al donar “la tera” y que en ella terminó redondeando la idea de que la casa museo en la que se ha convertido, tuviera este material que intentara colmar la expectativa que los amantes de la literatura buscan cuando visitan los lugares que habitaron los autores célebres.

“Yo soñaba con que Larroque tuviera eso” comenta Daniela, y explica que recién el año pasado logró avanzar con el proyecto que tenía armado desde el año 2010. “Se dio el clima para eso” señala y tras un año de investigación y redacción, el libro está por ver la luz.

Para que todo esto fuera posible, la Secretaría de Cultura de Larroque intermedió ante el estado provincial para financiar gran parte de la obra con unos 100.000 pesos. Pero eso no fue suficiente y se complet{o con otros aportes municipales y de la propia escritora.

“Yo contaba con datos previos” indica, pero los pasos para elaborar la investigación la llevaron a visitar varias localidades de nuestra provincia, Santa Fe y Buenos Aires. Allí se pertrechó del material que completó la idea y que este sábado será presentado en público.

El material aportado por la familia de María Esther significó un tesoro para Daniela y fue clave para encontrar muchos elementos íntimos del personaje. “Patricia, la sobrina, me entregó cajas con recortes de diarios, publicaciones y hasta notas manuscritas que estaban guardadas de hace 15 años.

También valoró el aporte de María Cristina Kneeteman, hija de “Pocha”, la hermana de María Esther, que le permitió acceder a un archivo fotográfico importante. Hubo críticos literarios del peso de Luis Gregorich y Josefina Delgado que también fueron fuentes donde abrevó para encontrar nuevas definiciones de alguien que ellos y Daniela consideran como una de las grandes literatas de la historia argentina pero que, naturalmente, en Larroque medimos con perspectivas muy domésticas.

En su itinerario, fue hasta las raíces de la familia materna de la escritora, los Rosental, en las cercanías de Villa Dominguez.

Según su mirada, María Esther no solo fue una genia y figura de la literatura y una reconocida dirigente cultural, sino que también debe ser reconocida por su tarea en defensa del papel de la mujer escritora. Y sobre todo resaltó la capacidad de dar, lo que es digno de destacar en estos tiempos, devolviendo a la sociedad lo que uno ha recibido.

Enjoy this blog? Please spread the word :)