Los argumentos del abogado de Riganti para hacer valer los fueros

Fueron presentados por el Dr. Daniel Garbino, abogado del ex intendente, en la audiencia que se realizó la semana pasada en Gualeguaychú. El fiscal se opuso al pedido y solicitó seguir con el proceso.


En la audiencia presidida por el juez de Garantías N° 1, Mario Figueroa, en la que se pidió la remisión a juicio la causa por supuestas irregularidades en la realización de 14 cuadras de asfalto cuando Riganti estaba al frente de la Municipalidad, Garbino hizo una de las presentaciones de excepción de ese día exponiendo la nueva condición de su defendido, quien asumió como diputado provincial en reemplazo del actual diputado nacional Juan José Bahillo; y pidió que la fiscalía antes de avanzar con la remisión a juicio, solicite a la Cámara de Diputados de la Provincia un pedido de desafuero.

La postura de Riganti siempre fue la de defenderse de las acusaciones y sostuvo públicamente en reiteradas oportunidades que no necesitaría de su cargo legislativo para eludir a la Justicia. “Si lo que les preocupa (a Cambiemos) es que me vaya a querer amparar en los fueros, se pueden quedar bien tranquilos porque no los necesito para defender la verdad”, afirmó Riganti.

Sin embargo Garbino hizo observar que más allá de ese deseo personal, hay cuestiones institucionales que se deben respetar como es el de los fueros, para no lesionar la actuación de un legislador elegido por el pueblo.

Garbino sostuvo que Riganti “acredita la existencia de fueros de origen legislativo, que –en el caso de una causa penal como ésta- le otorgan un derecho fundado en la Constitución normado en los Artículos 113º y 114º de la Carta Magna Provincial; a partir del cual la Ley Fundamental entrerriana erige en su derredor un obstáculo al libre accionar de jueces y fiscales, que impedirá que estos últimos no sólo lo interroguen y/o molesten por opiniones que emita en el desempeño de su mandato en la Legislatura entrerriana, sino y particularmente que lo acusen y/o detengan por cualquier causa (salvo flagrancia) y/o allanen su domicilio o despacho y/o lo requisen y/o vea interceptado su correo o sus teléfonos”.

También aclaró “que luego de intensas y extensas reuniones mantenidas durante diciembre con Riganti y su familia, he logrado finalmente convencerlo de agitar sus fueros a modo de legítimo valladar constitucional”.

“Es justo y oportuno decir que, a pesar del espeso clima judicial reinante en el país para exfuncionarios que gobernaran bajo el sello del Frente para la Victoria (un dato objetivo de la realidad), mi defendido sostuvo a rajatabla su postura de no ampararse en los fueros.

Sin embargo, la comprobación fehaciente de algunos actos recientes protagonizados por integrantes del Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos, demostrativos de un siniestro grado de abuso de autoridad (nacido de la ignorancia o de la valentía ocasional o de la obtención de cucardas por la vía rápida), han persuadido a mi defendido sin el menor atisbo de duda de ampararse en sus fueros constitucionales, lejos de los vibrantes brazos del repicante odio que exhiben algunos funcionarios políticos que, torpes como siempre, en vez de aprovechar útilmente la esporádica pizca de poder que tienen la malgastan en causas que saben absurdas como ésta”.

El fiscal Rondoni Caffa no estuvo de acuerdo y sostuvo que no hay afectación a los fueros, porque no lesiona la libertad de quien debe legislar ni tampoco limita su opinión y en consecuencia se puede continuar con el proceso judicial. “La inmunidad es de arresto, pero no de proceso”, reiteró; y aclaró que si en su momento llega a ser condenado, recién ahí será la oportunidad para solicitar el desafuero.

Tanto Otarán como Cullen replicaron al sostener que corresponde el pedido de desafuero antes de continuar con la elevación a juicio, porque ese instituto fue diseñado para evitar presiones al legislador a la hora de plasmar su voluntad legislativa.

Fuente: Diario El Argentino.

Enjoy this blog? Please spread the word :)