Los desagües colapsaron y algunos vecinos tuvieron problemas en sus viviendas

El violento chaparrón de la madrugada provocó anegamientos de viviendas en los puntos más bajos de la ciudad y que el barrio Las Ranas fuera una de las zonas más afectadas. Desde el cuartel de Bomberos informaron que en algunas viviendas el agua llegó a los 40 cm. En otros barrios la situación fue complicada pero no tan grave.

 

El personal de Bomberos trabajó desde esta madrugada en asistir a las decenas de familias afectadas por el agua luego del intenso aguacero que se desató a partir de las 2 de la mañana de este viernes. También se sumaron a la ayuda agentes municipales, que a partir del sonar de la sirena de los bomberos comenzaron a monitorear la situación en toda la ciudad.

Varias viviendas del barrio que se encuentra detrás de la estación, entre las calles paralelas Laurencena y Romacora y la transversal Cuchilla de Montiel, registraron ingreso de agua, en algunas, las que están construidas más cerca del nivel de la calle, hasta 40 centímetros, según explicaron desde el cuartel.

El terraplén de la vía del ferrocarril marcaba claramente el límite y contenía la masa de agua que se escurría lentamente hacia las avenidas Ramírez y Urquiza. Allí todo era un gran lago que se fue cuando la lluvia amainó.

Como sucede cada vez que llueve con la intensidad de esta madrugada, se vuelve a comprobar la escasa capacidad de transporte del canal soterrado de avenida Urquiza y el caudal de agua que se acumula en el parque de la estación. En los últimos días, una retroexcabadora había estado limpiando la salida del canal «Don Lucas» y otras salidas de agua, que ayudaron para que, luego del aguacero, el escurrimiento se hiciera más fluido.

Con fenómenos como los de hoy, con unos 80 mm en pocas horas, y 160 mm desde ayer, es probable que la historia se repita. Quizá de algo sirva cambiar la pendiente de más cuadras de la calle Cuchilla de Montiel y que aumente la  conducción del agua hacia el arroyo de Nóbile. A eso hay que sumarle el periódico mantenimiento del canal subterráneo.

Otras zonas bajas de la ciudad también se registraron inconvenientes, no tan graves como en Las Ranas, en algunos domicilios de calle Centenario del Pronunciamiento, entre Santa Fe y Corrientes. También hubo reportes de alto nivel de agua en las calles en casi todas las calles pavimentadas, que cuando disminuyó el temporal, evacuaron los excedentes rápidamente.