Los scout encendieron un fogón que iluminó su Quinto de Siglo

El título viene a cuenta del lema del campamento que todas las ramas del grupo San Isidro Labrador compartieron en torno a la escuela «La Rioja» de Las Mercedes. Así cerraron el año en el que celebraron las dos décadas de una tarea que ha tenido como «beneficiarios» a cientos de gurises pero también a sus padres.

 

 

 

La escuelita de campo muy próxima a cumplir 100 años fue el cuartel general de la actividad de cierre para el ciclo 2019. La gurisada se apostó con sus carpas en un monte cercano, junto a las tiendas de los adultos que condujeron las actividades en los cuatro días que duró el campamento.

Después de la primer jornada autosustentada, comenzaron a llegar las provisiones desde Larroque gracias a la coordinación de un grupito de padres comprometidos, que con pequeños gestos dan el ejemplo a chicos y grandes.


El orden de la Manada, la transición de la Unidad, la disciplina de Caminantes y Rovers, los campamentos móviles, las hormigas, el tremendo fogón (armado con aporte de ex dirigentes y ex scout) y el gran juego, se encuadran dentro de lo que más se disfruta, comenta y sufre, lejos del mundo digital y otras comodidades urbanas.

Con el clima a favor, noches frescas para bien dormir y el cielo al que por momentos no le entraba una estrella más, todo se conjugó para que el último escalón del «Quinto de Siglo» fuera inolvidable.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Y si algo podía mejorar el final del campamento fue la despedida de Guido De Luca, de la rama superior, la «Rovers» que por edad cumplió su ciclo, dejando un hueco que se llena con lo que ha sido su honrar la vida scout.

El reir llorando en las palabras de Norberto Fiorotto, el único «Dirigente-Padre» que queda del grupo fundador, pinta lo que fue ese momento, en el que las lágrimas no se resistieron. La ilusión es que Guido siga cerca y que en 2021 seguro se vuelva a calzar la pañoleta en el encuentro mundial de los Rovers, el «Moot» que se realizará en Dublin (Irlanda) entre el 19 y el 29 de julio del año que viene.


20 años «equivocados»

Los dirigentes del grupo San Isidro de Larroque están equivocados al no incluir dentro del «sustantivo-adjetivo» BENEFICIARIO a los papás de los niños, adolescentes y jóvenes que transitan esta escuela para la vida que es el escultismo.

Claramente los papás no son el objeto de trabajo, pero en menor o mayor medida, por lo que sus hijos capitalizan en sus experiencias en la sede, en las salidas y campamentos, también son receptores de ese saldo positivo, intangible, es cierto, pero que pasa a formar parte de recursos personales que en algún momento saldrán a la superficie y que ayudará a sus hijos a encontrar respuestas y soluciones.

Si todos los papás de Larroque entendieran eso, el grupo Scout desbordaría de niños y dirigentes, pero alcanza con que lo entiendan -por lo menos- los padres de los actuales «beneficiarios». Eso hará que la misión que por ahora encaran un puñado de dirigentes, apenas suficiente, se vea facilitada y apoyada espiritual y emocionalmente.

Desde que el sacerdote Ricardo Adriel y un grupo de padres lograron traer a Larroque -hace dos décadas- el movimiento scout, muchos niños, adolescentes y jóvenes han asimilado esa forma de pensar y hacer. Ver como los niños resuelven por su cuenta o con sugerencias, situaciones comunes o complejas, emociona y hace que cambie la visión que tenemos de esos proyectos de persona que son los hijos.

Es ahí donde ellos descubren lo que son capaces, a encarar desafíos, a ser solidarios, y advierten que hasta los conflictos que surgen de las relaciones humanas sirven para aprender y para adosarlos al bagaje de experiencias al que echar mano en cualquier momento.

Hay varias frases centenarias que han trascendido de Robert Baden Powell, el creador del escultismo y que se pueden leer en internet, que ayudan a entender los porqué y los cómo. Todas tienen que ver con ese lenguaje universal que comprenden los scout de todo el mundo.

Algunas de ellas:

  • «Si la vida fuera siempre fácil, sería insípida.»
  • «Si tenéis el hábito de tomar las cosas con alegría, rara vez os encontraréis en circunstancias difíciles.»
  • «No me incumbe» es la pantalla tras la cual escudan los cobardes su falta de caballerosidad.»
  • «Un hombre que nunca cometió errores, nunca hizo nada.»
  • «Una dificultad deja de serlo tan pronto como sonrías ante ella y la afrontes.»