Luis Lonardi en la cámara de diputados, el reconocimiento merecido al juglar larroquense

Fue una de las personas distinguidas por los legisladores entrerrianos en el reconocimiento a la trayectoria de referentes de la cultura provincial. El Gringo recibió el diploma de manos del legislador Sergio Kneeteman.

 

 

Con casi 73 años sobre sus espaldas, Luis Lonardi, es uno de los larroquenses que tranquilamente puede decir “confieso que he vivido” y por todo lo que dejó en los escenarios de la región y en los de otras provincias, la distinción es una caricia al alma que le reconoce ese pasado rico en aportes al acervo entrerriano, con ese estilo tan propio de los juglares y ese aire surero que lo distinguió, raza en extinción en el folclore argentino.

 

Ayer recibió en la sala de sesiones de la cámara baja el diploma que lo colocó entre las personalidades destacadas de la cultura entrerriana. Según un párrafo del proyecto presentado por la diputada Gabriela Lena “se ganó un lugar de privilegio entre los artistas defensores de la entrerrianía. Figura de permanente presencia en los festivales, el “Gringo” Lonardi obtuvo un más que merecido reconocimiento cuando, en 1976, ganó el Encuentro Entrerriano de Folklore de Villaguay”. El diputado Kneeteman le hizo entrega del diploma que le reconoce “su contribución a la transmisión de la cultura tradicional entrerriana”.

Nació en en Gualeguaychú, el 2 de octubre de 1945, mamó la cultura larroquense, animó con su música los encuentros con amigos y familia y se convirtió en uno de sus valuartes de la época de oro de nuestro folclore.

Las Voces Entrerrianas

Pero antes de esa primer etapa musical y del vuelo popular que alcanzó, desde muy joven y acompañado por Diego Ferrari y Daniel Benítez, formó un conjunto que se llamó “Las Voces Entrarrianas”.  Se presentaron a cantar en Larroque, y en varias localidades de los alrededores, incluso una presentación en la televisión de Fray Bentos (ROU).

 

De esa manera comenzó a iluminar con su guitarra y su decir, aquella época donde Larroque comenzaba a escribir en conjuntos y orquestas la historia grande de nuestra música, predecesora de tanto talento. También encontró un modo literal de iluminarnos y de darnos energía, fue cuando trabajó en aquella usina generadora instalada por la Cooperativa Eléctrica Larroque, la gran revolución de tecnología para el pueblo, que le dio a Larroque eléctricidad durante toda la jornada.

Luego con la integración del sistema eléctrico provincial, al dejar de funcionar la usina, pasó al plantel de E.P.E.E.R (Empresa Provincial de Energía de Entre Ríos), hasta su retiro y jubilación.

El apellido tira donde la pasión por la música a veces es superada por los fierros, fue en la década del 60, cuando también corrió en motos en la época en que también lo hacía su primo “Pirincho”.

Además, fue integrante en varias obras de teatro con el grupo C.A.T.E., que era dirigido porel Padre Alberto Paoli.

Otro dato que marca su apego a las cuestiones musicales lugareñas, fue su abonada amistad con Carlos Lescano “Santos Tala”, con quien solía coincidir en peñas y tertulias musicales de toda la provincia. De ese gran autor e intérprete recibió y popularizó su clásico “Trote e´petiso”. Fue también participante en el Pre-Cosquín,

Y aunque ya no trota, en todos los pasos que ha dado y en la distinción que recibió, se le reconoce la huella que ha dejado en la historia para que no se pierda entra la polvareda, como aquel azulejo que tanto cantó y que de vez en cuando vuelve a montar.

 

Enjoy this blog? Please spread the word :)